Mientras que la selección estadounidense de softbol realizará sus encuentros de preparación rumbo a Juegos Olímpicos con el cobijo de las grandes ligas, la selección mexicana tiene la suerte de contar desde que inició el 2020 con un fisioterapeuta, un masajista y un psicólogo otorgados por la CONADE.

El presidente de la Federación de Softbol, Cruz Rolando Guerrero Castilla charló con El Economista de los limitados recursos económicos con los que la selección buscará una medalla olímpica en Tokio 2020.

El directivo expresó que la federación no tiene asignado presupuesto alguno de parte de la CONADE o de Probeis, sólo tiene la palabra.

“Tenemos el compromiso de palabra, no tenemos nada firmado. La directora general Ana Guevara a través de su director de alto rendimiento, Israel Benítez están comprometidos con la preparación del equipo. Ellos nos cubrieron todo que fue el transporte, avión, hotel, comida y el transporte local en Australia”.

Ana Gabriela Guevara, directora de la Conade expresó que actualmente el organismo que dirige, contrario al programa de austeridad del año pasado, cuenta con el presupuesto para garantizar su respaldo a los equipos que buscan un boleto a Tokio y a quienes ya lo consiguieron además de apoyarlos con la integración de un equipo multidisciplinario que acompañe a los atletas en su sueño olímpico.

Las peloteras que conforman la selección son profesionistas y estudiantes, por lo que algunas de ellas dejan a un lado sus estudios o trabajos por las giras de preparación, con ese esfuerzo, la federación trata de absorber los gastos extras.

“Ya con lo que dejan de trabajar y de sus compromisos personales y su preparación tratamos de que ellas no gasten nada, todo lo demás de rentas de coche, conseguir hidratación, uniformes, todo lo hacemos como federación”.

La federación obtiene sus ingresos por dos vías, una por cuotas de inscripción por los torneos nacionales equivalente a 3,500 pesos.

“De ahí damos una parte al comité organizador por los gastos de ampayeo y de rayado de campo”, y desde hace tres años por afiliación a sus estadios una cuota anual por jugador de 100 pesos.

“En 2019 se afiliaron 4,200 jugadores de los posibles 15,000 ó 16,000 que pudiéramos tener en México. No logramos que se afilien todos porque el gobierno los apoya en que participen en torneos en los que utilizan los campos federales o estatales sin estar afiliados. Mientras no haya una postura fuerte y se formalice el Registro Nacional de Cultura Física y Deporte (RENADE), no podemos obtener una cantidad de recursos que pudiera servirnos para prepararnos”.

Según datos del directivo, el año pasado los fondos del RENADE sirvieron para comprar los boletos de avión a una de sus tres competencias donde además se requiere costear gastos de hospedaje, alimentación, transporte y uniformes. “Fuimos a un Panamericano clasificatorio a Barranquilla, Colombia, en donde nos financiamos con rifas, con venta de camisetas. Como federación cubrimos un 20% ó 30% y lo demás se tiene que cubrir con dinero de los mismos jugadores y de los padres que son los que realmente apoyan al que participen representando a México”.

En marzo, la selección continuará su gira de preparación contra Canadá y otros equipos internacionales en Arizona y California, el costo de una unidad que los traslade por ambos estados los cinco días es de 10,000 dólares.

“Estamos hablando de costos muy pesados con la esperanza de que lo cubra la CONADE para prepararnos, de que estamos cerca y competitivos para buscar una medalla olímpica, lo estamos”.

Guerrero Castilla mencionó que Probeis apoyará con herramientas electrónicas con las que se medirá el trabajo que realizan las jugadoras en casa “Nosotros con un programa vía remota nos manda la información si están trabajando realmente haciendo los swings que tienen que hacer con el bat.”

“Ahora que entró esta nueva administración estoy entusiasmado y optimista porque nunca nos han dicho que no, como en la administración pasada que de siete eventos nos daban uno y a medias; ahora les pedimos seis, siete eventos y a todo nos dijeron que sí. Ahora esperamos que ellos tengan el recurso porque el problema que se está teniendo, o eso es lo que nos dicen, es que no les llega el recurso a tiempo para poder distribuirlo y por eso es que se batalla y luego tenemos que buscar financiamiento para poder ir a las competencias y que ellos paguen lo correspondiente a lo que se comprometen a cubrir.”

El presidente de la república, un aficionado al rey de los deportes, no ha tenido ningún tipo de acercamiento a la federación en busca de ofrecer un apoyo adicional tras haber logrado la clasificación a Tokio, sin embargo por participar en Juegos Panamericanos las softbolistas recibieron la beca que otorgó Andrés Manuel López Obrador y se encuentran en trámite para obtener una de 2,000 pesos mensuales, equivalente a 107 dólares.

En su más reciente torneo de preparación, el College Challenge realizado en Puerto Vallarta contra combinados norteamericanos, México ganó cuatro de sus cinco encuentros, la siguiente parada será Estados Unidos con algunos encuentros de exhibición así como aventurarse en la liga Profesional de Softbol del mismo país.

[email protected]