La tarde se fue cuesta arriba, los toros de Guadiana resultaron inciertos, ásperos y peligrosos en su mayoría. La tercia femenil vivió momentos de dramatismo en la décima corrida de la Temporada Grande de la Plaza México y al final del festejo se contabilizó un total de seis heridos; tres por asta de toro y otros tantos por lesiones diversas.

Karla de los Ángeles sufrió el primer percance tras cumplir en lances y luego de realizar una faena intermitente a Gamusino, astado con el que se convirtió en matadora de toros con alternativa.

El toro, marcado con el número 21 y con 495 kilogramos de peso, la hirió primero en el muslo derecho y aún con la cornada la torera poblana se quedó a terminar su labor. Sin embargo, al intentar la suerte suprema fue de nueva cuenta prendida y recibió una segunda cornada en el glúteo izquierdo, misma lesión que sufrió el monosabio Federico Domínguez, conocido como Gamusita, al ir en su auxilio. La novel matadora ya no salió a lidiar a su segundo toro.

En tanto, Hilda Tenorio enfrentó primero un burel áspero y complicado al que, a base de tesón y voluntad, le hilvanó dos tandas por el lado derecho que le fueron muy coreadas, pero mató hasta el cuarto intento para un aviso y ovación.

En el cuarto de la tarde, un astado peligroso e incierto que saltó al callejón e hirió a Gonzalo Martínez en la mano, la torera michoacana logró pases aislados, pero se vio obligada a abreviar y se retiró entre los aplausos de la gente.

En el sexto, un burel parado, que regateaba las embestidas y que mató por Karla de los Ángeles, Tenorio, luego de brindárselo a la herida, navegó en una faena de altibajos que culminó de pinchazo y entera para ser ovacionada.

En cuanto a la testigo Lupita López, ante su primero, un ejemplar noble y débil, le extrajo tres naturales muy templados y con aguante, pero en la suerte de matar se le fue la mano muy abajo y fue silenciada su labor.

Con el quinto de la tarde, un burel que también saltó al callejón hiriendo al portero César Sánchez fracturándolo del paladar, la yucateca se perdió en una labor para el olvido, aunque se entregó en la suerte suprema, recibió un puntazo y le aplaudieron al terminar su actuación.