En una de sus tantas resurrecciones, Cuauhtémoc Blanco, en 2010 firmó un contrato por 104 días con Veracruz. El futbolista argumentó que llegaba al equipo para entonces en la Liga de Ascenso para mantenerse en forma y ser considerado para el mundial de Sudáfrica; también era una forma de conocer nuevas plazas, estar más cerca de la gente y sentir su cariño. Con esto seguiré agradeciendo todo el apoyo que me ha brindado el pueblo mexicano , informó en un comunicado.

A los 36 años, Blanco llegaba por primera ocasión a la categoría de plata del futbol mexicano, y aunque su contrato estipulaba que era temporal, Veracruz desembolsó 1.5 millones de dólares, algo que para sus finanzas representaban 10 años consecutivos de utilidades , según palabras del entonces presidente de la franquicia, Marcos Fastlicht.

Sí, la Liga de Ascenso se ha convertido en un cementerio de elefantes del futbol mexicano, desde aquel torneo Bicentenario 2010, cuando llegó Cuauhtémoc a la división, junto con 14 futbolistas más con pasado reciente en Primera División, la segunda categoría en importancia del balompié nacional se ha convertido en la mejor opción para los jugadores experimentados y de largo recorrido por el Máximo Circuito.

Desde hace cinco torneos, en cada edición, 22 futbolistas llegan al circuito directamente de equipos de la Liga MX.

También es una buena opción laboral, dado que en los últimos años la Liga de Ascenso tiene una mejor inversión, y aunque la cartera no te asegura campeonatos, cada vez se conforman plantillas más sólidas , expresa vía telefónica José Antonio Núñez, presidente de Dorados de Sinaloa, el último campeón de la categoría.

El síndrome Blanco, extender lo más posible la carrera futbolística en la categoría de Ascenso, se replicó en jugadores de la talla de Adolfo Bautista (Atlético San Luis), Javier Saavedra (Irapuato), Diego Martínez (La Piedad) y Carlos Cariño (Tijuana), todos ellos mayores de 28 años y que, al no encontrar lugar en Primera División, se refugiaron en la entonces Primera División A.

Explica José Antonio Núñez que en la Liga de Ascenso se ha modificado el perfil del futbolista tipo. De aquellas plantillas de jóvenes jugadores de mediana edad que no tenían cabida en Primera División y clubes filiales, ahora los jugadores experimentados ocupan cada vez más posiciones en los equipos de Ascenso.

Así podemos observar que el promedio de edad de la categoría se incrementó 1.9 años; pasó de 24.9 años en el Apertura 2014, a los 26.7 años como media de edad de los jugadores del torneo.

Un recuento realizado por El Economista indica que son un total de 110 futbolistas los que llegaron a Liga de Ascenso directamente de equipos de la Liga MX en los últimos cinco torneos cortos. Algunos en más de una ocasión, como Ismael Valadez, futbolista que pertenece a Cruz Azul y ha jugado para Leones Negros y Tapachula. Recientemente, Omar Arellano, futbolista de 29 años con pasado en Pachuca, Chivas y Monterrey, además de seleccionado nacional, jugará en Tampico Madero, luego de un semestre en el equipo de la Universidad de Guadalajara.

No es un misterio. Sí se han incrementado, se nos abrió ese mercado , responde el directivo de Dorados de Sinaloa a la pregunta de cómo afectó la regla 10/8 a la Liga de Ascenso. El número de futbolistas procedentes de la Primera División, que no encontraron acomodo, migraron a la segunda categoría.

La Liga de Ascenso tiene mejores posibilidades de contratar jugadores con cierta expectativa económica, hay algunos clubes que podemos cubrir esas exigencias. También hay que reconocer que la nueva regla ha reducido el mercado y ha beneficiado al Ascenso, para que lo volteen a ver jugadores que no habían estado en esta liga , reflexiona José Antonio Núñez, sobre la importancia que ha tomado la categoría para futbolistas experimentados.

Los casos más significativos son los de Alfredo Moreno, actualmente en Celaya y quien acumuló 146 goles en el Máximo Circuito, para ubicarse en el sitio 24 en el histórico del futbol mexicano. El delantero argentino tiene 35 años.

Aunque 57% del total de las transferencias de los jugadores con pasado reciente en Primera División son bajo el estatus de préstamo, los futbolistas se mantienen en un torneo de la alta competencia y con posibilidad de regresar al Máximo Circuito.

Luis Michel, portero que jugó el torneo pasado para Lobos BUAP a los 36 años, jugará con Tijuana para el Clausura 2017.

Cristian Pellerano, por quien América pagó tres millones de dólares, hace un año que juega para Cafetaleros de Tapachula, una de las franquicias que adoptaron el modelo de reclutar jugadores con amplia experiencia en Primera División.

En el plantel chiapaneco también figuran Alfredo Frausto, Guillermo Rojas y Edmundo Ríos.

Juárez FC también apostó por jugadores con recorrido en Liga MX, como Cirilo Saucedo, Efraín Cortés, Juan Carlos Rojas y Lucas Silva.

Las bondades económicas en Liga de Ascenso la han convertido en refugio de experimentados futbolistas de Primera División.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx