Las selecciones mexicanas de futbol que estarán participando en Copa de Oro y Copa América no se comprometen a entregar un resultado concreto o a colocarse la etiqueta de favoritos. José Manuel de la Torre, entrenador del Tri mayor, y Luis Fernando Tena, estratega de la representación Sub-22, dieron sus puntos de vista sobre las expectativas que pueden generar sus combinados.

Apenas se le cuestionó si México puede ser considerado como favorito para refrendar su corona en la Copa de Oro, de manera tajante Chepo descartó que en su plantel se pongan esa etiqueta.

En nombres puede haber muchos favoritos, aquí lo único que vale son los resultados, entonces yo no me pongo ni títulos ni absolutamente nada, hablamos con el trabajo y buscamos hacer las cosas bien para aspirar a ser campeones, que es el objetivo y es nuestro compromiso.

Entonces las expectativas que se crean son por lo mismo que mencionan todos, del equipo, de lo que se ha mostrado anteriormente, de lo que se hace para vender y para muchas otras cosas, pero lo real es el trabajo y tratando de plasmarlo en resultados , indicó.

Tras dejar ese punto claro, y si bien destacó que sus jugadores saben que lo deportivo es lo más importante , aceptó que la circunstancia que viven algunos de sus dirigidos al concluir sus contratos causa incertidumbre.

Siempre ha sido complicada esta situación, se presenta en estas circunstancias, termina la temporada, terminan algunos contratos, de algunos se escuchan muchos rumores sobre traspasos y bajas, sobre muchas circunstancias y siempre eso es complicado para el jugador, alguna vez lo viví y es difícil manejarlo , aseguró.

Lo importante es la forma: Luis Fernando Tena

Siguiendo la política de De la Torre, el técnico del Tri en la Copa América, quien antes destacó que sus rivales tienen más experiencia que sus muchachos, aseveró que más que pensar en llegar a alguna fase o ganar un lugar, es más importante la forma, el trato de pelota, la intensidad con la que juguemos, la impresión que dejen nuestros jóvenes allá .

Tras escuchar a Chepo y a Luis Fernando sólo resta esperar a que sus palabras sean una estrategia para restarle presión a sus jugadores y no un presagio de un verano amargo para la Selección.