Shangai. El alemán Nico Rosberg, piloto de la escudería Mercedes, logró la primera victoria de su carrera deportiva, en el Gran Premio de China, tercera prueba del mundial, disputado en el circuito de Shanghai.

Rosberg realizó una gran salida desde la pole position y estableció diferencias de tiempo importantes con respecto a sus perseguidores, dominando la carrera de principio a fin.

El triunfo de Rosberg es el primero que consigue un alemán con la escudería Mercedes, que a lo largo de su historia solo había ganado grandes premios de la mano del argentino Juan Manuel Fangio (8) y el británico Stirling Moss (1).

"Es increíble, no me lo esperaba. Todo esto es muy especial para mí. Mi primera pole y mi primera victoria el mismo fin de semana, con este equipo con el que llevo trabajando más de dos años", expresó satisfecho Rosberg.

Los dos McLaren de Button y Hamilton y los dos Red Bull del australiano Mark Webber y el bicampeón del mundo (2010, 2011) alemán Sebastian Vettel cruzaron la meta a continuación del piloto germano.

Por su parte, Fernando Alonso (Ferrari) finalizó noveno, la misma posición desde la que salió, sumando dos puntos.

Button, campeón del mundo en 2009, explicó el problema que sufrió en su último cambio de neumáticos y reconoció que, de no haberle ocurrido, no cree que hubiera podido lograr la victoria, ya que el Mercedes "era muy rápido".

Vettel, que el sábado quedó eliminado en la segunda ronda de la clasificación (Q2) y partía desde una posición muy retrasada (11 ), perdió posiciones en la salida, viéndose condenado a remontar hasta la zona de puntos para, posteriormente, en una carrera de menos a más, alcanzar el top-5.

Con estos resultados, Lewis Hamilton es el nuevo líder del mundial, con 45 puntos, dos más que Button, segundo, y ocho por encima de Fernando Alonso, que llegó a China como líder y se marcha de allí tercero, con 37 puntos, por delante de Webber (4) y Vettel (5).

En cuanto al papel de los pilotos hispanos, el español Fernando Alonso (Ferrari), el mexicano Sergio Pérez (Sauber) y el venezolano Pastor Maldonado (Williams) protagonizaron una reñida lucha en las vueltas finales para sumar los máximos puntos posibles.

Maldonado, que terminó octavo, y Alonso, noveno, lo consiguieron, no así Pérez, que cruzó la línea de meta en undécimo lugar, por detrás de su compañero de equipo, el japonés Kamui Kobayashi, último piloto que puntuó.