Inmersa en un proceso de cambio histórico, la Copa Davis y sus cuartos de final contarán con el gran aliciente del regreso a las pistas del número uno mundial, Rafael Nadal, ausente desde el Abierto de Australia, en el España-Alemania que se jugará en la plaza de toros de Valencia.

Como en los viejos tiempos, cuando reinó en el torneo de selecciones con cuatro Ensaladeras en siete años (2004, 2008, 2009, 2011), España presentará en individuales a Nadal y David Ferrer.

El número uno del mundo regresará en su superficie favorita, la tierra batida, el viernes en el segundo partido de individuales frente al veterano Philipp Kohlschreiber.

Antes, el primer encuentro enfrentará a Ferrer con la principal baza alemana, el joven de 20 años Alexander Zverev, número cuatro del mundo.

“Físicamente me he encontrado bien estos días”, dijo Nadal, que regresó esta semana al número uno mundial antes de afirmar que espera “estar bien mañana”. El español no juega desde que se retiró de los cuartos del Abierto de Australia por una lesión muscular en la pierna derecha.

Italia-Francia en Génova

Precisamente Marin Cilic, el jugador ante el que se retiró Nadal en Melbourne, liderará a Croacia ante Kazajistán en Varazdin. El número tres del mundo abrirá la eliminatoria ante Dmitry Popko.

Luego su compatriota Borna Coric, una de las nuevas perlas del circuito, se enfrentará a Mikhail Kukushkin. La serie se jugará en el Varazdin Arena, un recinto cerrado cuya superficie será el polvo de ladrillo.

Además la vigente campeona, Francia, liderada por Lucas Pouille (11º ATP), se desplazará a Génova para enfrentarse a Italia en el Valletta Cambiaso, una pista al aire libre también de tierra batida.

En la última temporada de Yannick Noah al frente de los Mosqueteros, Francia aspira renovar el título en un año muy especial, posiblemente el último bajo el actual formato de una competición que nació en 1900.

Si la propuesta de la Federación Internacional de Tenis (ITF, por su sigla en inglés) es válida a mediados de agosto en Estados Unidos, será el final de los partidos en casa y fuera, además del formato a cinco sets.

La ITF desea que la Copa Davis pase a jugarse en una semana en noviembre, intentando atraer a los mejores jugadores, que en los últimos años cada vez habían mostrado menos interés por disputar la competición, con premios económicos que alcanzarían los 20 millones de dólares.

“Exhibición sin interés”

“Una exhibición sin interés”, señaló Pouille, mostrando la opinión general del equipo francés ante la gran renovación. “Siempre he vivido grandes experiencias en Copa Davis y esta eliminatoria es una nueva ocasión”, dijo Nadal, que no jugaba en la competición desde el 2016, cuando disputó los dobles de una repesca ante la India.

Los cuartos de la Copa Davis se completan en Nashville, donde Estados Unidos recibe al subcampeón de la competición, Bélgica. Será la única eliminatoria que se disputará sobre superficie dura.