Puebla volvió a sentir que da pasos hacia adelante en su oportunidad de estar en liguilla, después de cinco años de desearlo. Anoche, venció 2-1 al León en el estadio Cuauhtémoc, con un inicio que sorprendió al líder del torneo, ese con el que mantuvo 20 puntos de distancia en la fase regular.

En menos de un minuto luego del pitazo de inicio, Omar Andrés Fernández remató dentro del área y marcó el primer gol. El segundo tanto  para los poblanos se dio tras el error de Andrés Felipe Mosquera, del León, cuando al minuto 36 Christian Tabó conectó el balón a Santiago Ormeño, y ahí la pierna del defensor colombiano tocó antes el balón: autogol.

“Este Puebla tiene mucho corazón y somos conscientes de nuestras fortalezas y debilidades, un equipo que, aunque siempre dicen que somos más defensivos que ofensivos, somos un equipo equilibrado.

Hoy le ganamos al mejor equipo del torneo y, de lejos, no perdían desde la fecha tres. Esta eliminatoria no va a ser la excepción, seguro alguno pensaría que hoy lo resolvería el León, pero estamos más vivos que nunca”, dijo el entrenador Juan Reynoso.

La molestia la externó Ángel Mena, quien al lograr el gol de La Fiera al 42’ por la vía del penal, se acercó al arquero Nicolás Vikonis para gritarle el gol. No obstante, el portero destacó al atajar las oportunidades de gol de los felinos, entre ellas, un remate del argentino Emmanuel Gigliotti en la segunda mitad del partido.

“No me voy confiado (con el gol de visitante), al final el adversario también cuenta, hace su trabajo y le ha dado resultados. Tenemos que mejorar en nuestra posesión de la pelota y circulación, en nuestra movilidad y después estar muy atentos al contraataque de ellos porque lo hacen bien. Tranquilo no estoy, al final el futbol es de ganar y hoy no ganamos”, analizó el entrenador Ignacio Ambriz. Esta fue apenas su segunda derrota en este torneo Guardianes 2020.

deportes@eleconomista.mx