Dak Prescott puede tomar un respiro, porque los Cowboys renovaron su contrato a cuatro años y 160 millones de dólares, con un récord de 126 millones en dinero garantizado. Medios como ESPN informaron que Prescott, de 27 años, recibiría un bono por firmar de 66 millones de dólares, mientras que los primeros tres años del acuerdo promediarían alrededor de 42 millones por temporada.

DPrescott, una selección de cuarta ronda en el draft de la NFL de 2016, se convirtió en un firme favorito para Dallas luego de ingresar a la alineación titular en su temporada de novato. En 2019, lanzó para 4,902 yardas y 30 touchdowns, quedando a una yarda de batir el récord de pases de una temporada de la franquicia de Tony Romo. Jugó cinco partidos antes de sufrir una lesión en el tobillo que puso fin a la temporada en una victoria sobre los Giants de Nueva York.

“Estoy sentado aquí, Dak y yo estábamos hablando por teléfono cuando Todd France (representante de Prescott) llamó y dijo que había algo urgente de lo que quería hablar con Dak y me preguntó si yo quería estar presente en la llamada”, dijo el papá de Dak, Nate Prescott.

Después de la cirugía en octubre para reparar una fractura compuesta y una dislocación del tobillo derecho, los directivos del equipo sintieron que su progreso en rehabilitación era lento.

Prescott, sin embargo, se sometió a una segunda cirugía en diciembre para solucionar problemas previos en el tobillo derecho. Jugó la campaña de 2020 con un contrato de un año y 31.4 millones después de recibir la etiqueta de jugador franquicia.

Después de una larga incertidumbre de si su contrato se devaluaría por sus lesiones, Dallas decidió que vale la pena pagar la producción a largo plazo.

El dueño de los Cowboys, Jerry Jones, estimó que la recuperación de Prescott lo pondría nuevamente en el campo para las prácticas de primavera. Sin embargo, eso no significa que Prescott pueda o será un participante completo o estará al 100 por ciento en forma de fútbol en el campo de entrenamiento.

El acuerdo es a largo plazo, el contrato más rico en la historia de la franquicia. El propietario Jerry Jones ha contratado a tres jugadores con acuerdos de al menos 100 millones: el ex mariscal de campo Tony Romo, el ala defensiva DeMarcus Lawrence y el receptor Amari Cooper.

deportes@eleconomista.mx