Edward Terry, progenitor del defensa del Chelsea y del seleccionado inglés de futbol, se declaró culpable por la distribución de cocaína, tras ser detenido en noviembre pasado por dicho delito.

El padre de John, de 56 años y quien dice estar desempleado, fue arrestado tras ser filmado mientras suministraba la droga a un reportero oculto en un bar de Chafford Hundred, Inglaterra.

La noticia, que comenzó a difundirse en medios electrónicos, revela que la sentencia del juicio será dada a conocer el próximo 1 de junio, a menos de dos semanas de que comience el Mundial de Sudáfrica 2010.

BVC