Era cuestión de tiempo para que el nombre de Rafael Nadal se inscribiera entre las grandes leyendas del tenis de todos los tiempos. La certificación tan esperada tenía que ver con un número, el 10.

Ayer Nadal (1) se acreditó su décimo Grand Slam al vencer por 7-5, 7-6 (7/3), 5-7 y 6-1 al suizo Roger Federer (3) y de paso se instaló en ese olimpo donde están los nombres de Federer, Pete Sampras, Roy Emerson, Rod Laver, Bjorn Borg y Bill Tilden.

El triunfo, número 46 desde el 2005 -sólo perdió con el sueco Robin Söderling en los octavos de final del 2009- además de su sexto título en Roland Garros, con el que igualo al sueco Borg, confirmó el dominio absoluto del español sobre la arcilla parisina del Abierto de Francia.

El débil comienzo de Nadal en el torneo quedó en olvido cuando dos de los grandes tenistas de los últimos años llegaron a la final, luego de que Roger Federer eliminara en semifinales al serbio Novak Djokovic, jugador del momento y quien llegó a este duelo invicto en 41 partidos desde el inicio del año.

Como tantos otros duelos épicos en los últimos años, fue otro partido lleno de carreras y buenos golpes, pero al final el rey de la tierra batida obtuvo su merecido triunfo.

El encuentro duró 3 horas 40 minutos, tiempo durante el cual se vio un tenis de alta factura. El triunfo, cuarto ante el suizo en el French Open, le reportó al español su décimo título de Grand Slam.

Con la victoria, Nadal dejó atrás nombres estelares como: Ivan Lendl, Ken Rosewall, Andre Agassi, Jimmy Connors, Henri Cochet, Fred Perry, John McEnroe, Mats Wilander, René Lacoste y John Newcombe, quienes no pudieron sumar los 10 Grandes.

Además, Nadal se instaló en un privilegiado grupo de cuatro jugadores que ganan un mismo Grand Slam seis veces: Borg en Roland Garros y Sampras y Federer en Wimbledon.

EL PARTIDO

El suizo, que intentaba vencer a Nadal en París por primera vez en cinco intentos, alcanzó una ventaja 5-2 en el primer set y desperdició un punto de set antes de que los errores se hicieran evidentes en su juego y el máximo preclasificado ganara el parcial con una serie de golpes excepcionales.

Nadal ganó siete games seguidos, para aventajar por 2-0 a Federer en el segundo set, mientras el público que abarrotaba la cancha Philippe Chatrier y apoyaba mayoritariamente al suizo, ganador de 16 torneos del Grand Slam, aguantaba la respiración.

Rafa Nadal, quien sólo ha perdido un partido en sus siete años en el Abierto de Francia, le dio a Federer una pequeña posibilidad en el segundo set, pero ganó el tiebreak por 7-3.

Federer batalló una desventaja 4-2 en el tercer parcial con algunos golpes sublimes para ampliar el partido a cuatro sets y tuvo un 0-40 en su favor en el primer game del cuarto parcial. Nadal remontó para levantar su décimo título del Grand Slam cuando un Federer resignado golpeó un derechazo que se fue por la línea de base, ante un Rafael emocionado que por sexta ocasión se arrodilló en la arcilla de París para celebrar.

EISS