La agencia de valores Moody’s advierte sobre el peso del octogenario Bernie Ecclestone, consejero delegado de la Fórmula Uno (F1), dentro de un informe en el cual valora los posibles riesgos de mercado que afronta la compañía propietaria de los derechos del Campeonato del Mundo de la F1.

Entre las dependencias del grupo propietario de la F1, la agencia de valores indica la exposición con respecto al hombre clave y (al) papel fundamental que desempeña el consejero delegado del grupo, Bernie Ecclestone, en el mantenimiento de la enseña F1 y el complejo corporativo .

Además, recuerda que Ecclestone se encuentra actualmente, a título personal y en calidad de testigo, en un caso judicial sobre sobornos, demandado por la operación en el que fondos de CVC adquirieron la compañía . Moody’s añade que una investigación interna, encargada por los propietarios de la F1 y llevada a cabo por Ernst & Young y el despacho Freshfields, concluyó que ni F1 ni CVC tuvieron nada que ver en el supuesto soborno .

CVC tiene 63.4% del capital del grupo F1. La administración al frente del quebrado Lehman Brothers posee 15.3% y la exmujer de Ecclestone, 8.5%, a través de la firma Bambino Holdings.

Esta última sociedad ha estado sometida a escrutinio judicial en Alemania, donde se investigan presuntos casos de evasión fiscal cometidos por un colaborador financiero del propio Ecclestone, Gerhard Gribkowsky, que participó en el 2006 en la venta de F1 a CVC. La sociedad de capital riesgo tuvo que emitir en enero del 2011 un comunicado advirtiendo que no tenía nada que ver con las investigaciones en curso ni con el señor Gribkowsky.

Salida a Bolsa

Se trata de la primera vez que Moody’s valora la deuda de F1. Lo que alienta las expectativas de que la compañía efectivamente se disponga a salir a Bolsa. CVC estudia sacar a Bolsa 20% del grupo este año, de acuerdo con información recientemente difundida por Reuters y Bloomberg.

Revelan fuentes consultadas por las agencias que CVC habría contactado ya con bancos de inversión para preparar la colocación y valorarían ese porcentaje en 2,000 millones de dólares. El grupo saldría a cotizar en la Bolsa de Singapur.

La agencia aplica a la deuda del grupo una calificación de Ba3 (bono basura) a un préstamo de 2.500 millones de dólares.