Londres.- La rusa Yelena Isinbayeva, que en julio buscará su tercer oro sucesivo en salto con pértiga de los Juegos Olímpicos de Londres, dijo que la intensidad de los entrenamientos la obligará a retirarse en los próximos dos años.

"Cuando estoy en la pista, siempre pienso !Oh Dios mío, es tan fácil. ¿Por qué no es igual todo el tiempo? Pero una vez que bajo del podio digo, oh, estoy muy cansada para los entrenamientos", dijo la atleta de 29 años en una entrevista difundida en el sitio web de Laureus (www.laureus.com).

He decidido continuar dos años más y luego me retiraré. La preparación es más difícil cada año, el cuerpo es cada vez más viejo y cada vez me cuesta más estar en forma y se hace más duro prepararme para la competencia. Me gusta la competencia más que el entrenamiento", destacó.

Isinbayeva ganó el mes pasado el oro en el Mundial bajo techo en Estambul, donde consiguió su cuarto título en estas lides y su primer gran triunfo desde su oro en los Olímpicos de Pekín 2008. La saltadora rusa ha recuperado la confianza para los Juegos.

"En Londres mi principal competidora voy a ser yo misma, porque sé la marca que puedo saltar y que esa marca es casi imposible para mis rivales", dijo la rusa, que posee el récord mundial en esa especialidad al aire libre con registro de 5,06 metros.

Mi entrenador me dice que mi potencial es de 5.10 metros y más, por lo que ahora soy capaz de saltar 5.10 metros (...) No me preocupan los Juegos Olímpicos. Estoy segura de que todo está bien en mi vida", apuntó.

La vida de Isinbayeva no ha sido todo color de rosa, pese a su expediente lleno de récords y medallas de alto perfil.

"SEGUNDO PADRE"

La atleta rusa tomó un descanso de 11 meses desde los Mundiales del 2009, en un año perseguida por las lesiones, la falta de forma y no conseguir marcar una altura en Berlín.

"Estaba cansada de todo. Mi cuerpo, mi mente, estaba agotada porque había estado compitiendo por casi 10 años sin descanso en la temporada de invierno y verano. Decidí descansar un poco, sin entrenar, sin competir, sin todo", agregó.

Isinbayeva está invicta en el 2012 y estableció un récord mundial bajo techo al sobrepasar el listón a 5.01 metros en febrero, en Estocolmo. En Estambul necesitó sólo dos saltos para conquistar el título mundial bajo techo en marzo.

Su objetivo final es otra medalla de oro olímpica en Londres, registrar su récord del mundo número 30 y posiblemente superar la primacía del ucraniano Sergei Bubka, de 35 marcas.

"Sergei era un modelo a seguir. Era una estrella en ese momento en que yo estaba empezando", dijo Isinbayeva al elogiar a Bubka, múltiple campeón olímpico y mundial en pértiga.

"Desde el principio mi meta ha sido establecer 36 récords mundiales. Eso todavía está en mi mente y ahora siento que puedo lograrlo", añadió.

Después de la pérdida de forma que la llevó a tomar un descanso competitivo, Isinbayeva volvió a empezar su preparación con su antiguo entrenador, Yevgeny Trofimov, al dejar a Vitaly Petrov, un cambio que le llevó a renovar su confianza.

"Trabajar de nuevo con Yevgeny fue la mejor decisión de mi vida, porque confío en él", dijo.

"Crecí con él como un saltador de pértiga. Me ama como a una hija. No lo considero sólo un entrenador. Es mi entrenador, mi amigo, mi segundo padre. Confío en él al 100 por ciento", afirmó.

apr