Con el boleto a Londres 2012 en sus bolsillos, las selecciones de México y Honduras buscarán completar la faena ganando el título del Preolímpico Sub-23 cuando hoy se midan de nuevo en Kansas City en partido con sabor a revancha. Desde el torneo clasificatorio rumbo a Atlanta 1996, ninguna selección ha realizado una eliminatoria con todos los partidos ganados, aquella vez fue el Tri.

Con autoridad y buen futbol, mexicanos y hondureños definieron sus clasificaciones el sábado en una doble jornada en el estadio de Kansas City (Kansas), los primeros doblegando a Canadá 3-1, y los segundos 3-2 ante el aguerrido El Salvador, en un agónico encuentro que se definió en tiempo complementario de 30 minutos.

El Tri del estratega Luis Fernando Tena ha sido el equipo más consistente de este torneo, con sólo dos goles permitidos y 14 anotados, nueve de ellos de dos chicos que están en la mira de equipos ingleses: el atacante Alan Pulido, líder de los cañoneros del torneo con cinco tantos, y el volante Marco Fabián, con cuatro dianas.

Estoy contento no sólo porque esto es una alegría para los muchachos y la afición, sino porque el equipo está jugando bien, muy acoplado, muy colectivo. Es un buen grupo de jugadores que nos permite soñar para las Olimpiadas , destacó Tena.

Hasta el momento, México ha marchado perfecto en el torneo, tras superar la etapa de grupos con victorias ante Trinidad y Tobago (7-1), Honduras (3-0) y Panamá (1-0), y el sábado puso en la lista de sus víctimas a Canadá, que se había clasificado segundo de la llave A.

Tena dijo tener el cuadro base para Londres 2012 pero no descartó ingresar refuerzos, y aunque no mencionó nombres, en la mente de todos está el goleador del Manchester United, Javier Chicharito Hernández.

Tenemos una buena generación de jugadores, pero es inevitable que pensemos en llamar algunos refuerzos , aseguró.

Desde Atlanta 1996 México no conseguía una clasificación olímpica fuera de su territorio. El pasado ciclo cayó en primera ronda en el Preolímpico jugado en California, lo que le costó el puesto al entonces técnico Hugo Sánchez y millones de dólares a las televisoras mexicanas que le patrocinan.

Con el cansancio aún en las piernas, mexicanos y hondureños entrenaron la mañana del domingo, en preparación para el partido revancha del lunes, donde los catrachos saldrán a defender su título preolímpico.