Quien piense que el que México sea local en la Copa del Mundo Sub-17 le garantice trascender en el torneo, está equivocado. Y es que, de acuerdo con números obtenidos, los países que han sido anfitriones de la competencia de esta categoría jamás han podido coronarse. Es decir que el Tricolor, dirigido por Raúl Gutiérrez, tiene 0% de posibilidades de levantar la Copa, en consonancia con la historia de este certamen.

Los números son fríos y provocan que cualquier anfitrión se desmotive: siete de 13 selecciones que han gozado con el apoyo de su afición han fracasado rotundamente, al quedarse en la fase de grupos.

Canadá en 1987, Italia en 1991, Nueva Zelanda en 1999, Trinidad y Tobago en el 2001, Finlandia en el 2003, Perú y Corea en el 2005 y el 2007, respectivamente, terminaron defraudando a su afición en sus mundiales Sub-17 al no superar la primera ronda.

Sólo cuatro de 13 anfitriones disputaron los cuartos de final

Tras 13 ediciones del Mundial de esta categoría, sólo cuatro equipos anfitriones han disputado los cuartos de final. China, en 1985, superó la fase de grupos, pero de inmediato fue eliminado por Alemania.

Japón, en el 93, avanzó en su sector, pero no pudo dar el paso a las semifinales tras ser superado por Nigeria. Dos años más tarde, Ecuador tuvo que suspender la fiesta que le había significado clasificar porque se topó con Argentina, conjunto que los eliminó de su propio torneo.

El último anfitrión que fue eliminado en cuartos de final fue Egipto, representativo nacional que no tuvo demasiados argumentos futbolísticos ante España y que tuvo que dejar la competencia de manera prematura y a la afición local con un sabor amargo de boca.

Escocia fue semifinalista; Nigeria perdió la final

En la tercera edición del torneo, en 1989, Escocia se logró colar hasta las semifinales de su Mundial, pero no pudo con Portugal y tuvo que ver apenas sólo unos días después cómo se llevaba otra escuadra la que creerían sería su Copa.

El equipo que ha estado más cerca es Nigeria. Los africanos se metieron hasta la final del torneo en el 2009 y, cuando toda su afición estaba lista para festejar, se toparon con Suiza, que pudo con la presión y se llevó a su casa el trofeo.

Tras revisar los antecedentes de los anfitriones en este torneo, sólo resta esperar a que el Tricolor haga buen futbol y cuente con fortuna para que no salga eliminado en la primera ronda.