Para la temporada 2015, la escudería con mayor presupuesto fue Red Bull, con 496 millones de dólares, según datos de Business Book, pero si esa cifra se compara con la suma de unidades, fue la séptima que menos invirtió por punto logrado, ya que cada uno tuvo un valor de 2.6 millones de dólares.

Además de Red Bull, Mercedes, McLaren y Ferrari contaron con un presupuesto superior a los 400 millones de dólares. En dichos equipos se concentró 70% del total del dinero con el que contaron las 10 escuderías.

Sólo dos representativos destinaron menos de 1 millón de billetes verdes por cada unidad que puntuaron. Mercedes encabezó el listado en relación con su rentabilidad, con 704,757 dólares por punto -el año pasado ocupó el mismo sitio, aunque la cantidad fue menor, con 527,247 billetes verdes-.

El equipo de la firma de automóviles alemana casi siempre tuvo presencia de sus pilotos en el podio, excepto en el GP de Hungría. Lewis Hamilton concluyó 10 carreras en el primer sitio, y Nico Rosberg lo hizo en seis ocasiones. La campaña la finalizaron con 703 unidades y una vez más dominaron el Campeonato de Constructores y en el Campeonato de Pilotos: Lewis (381 unidades) y Nico (322 puntos) ocuparon el primero y segundo peldaño, respectivamente.

Williams, la segunda más rentable

Williams, con un presupuesto 2.5 menor con respecto al de Red Bull, es la segunda escudería más rentable, ya que su inversión por punto fue de 770,350 dólares -en el 2014 también ocupó la misma posición-. Ellos concluyeron terceros en el Mundial de Constructores, con 257 unidades. Valtteri Bottas cruzó la meta 11 ocasiones entre los primeros cinco y en las carreras de Canadá y México fue tercero, mientras que Felipe Massa terminó seis veces entre los primeros cinco lugares y ocupó el tercer peldaño del podio en Austria e Italia.

Con un presupuesto menor, Force India concluyó en el tercer escalón en relación con el rendimiento de su presupuesto, ya que cada punto costó 1.01 millones de dólares .

La escudería que tiene a Sergio Pérez y Nico Hülkenberg al volante tuvo aproximadamente 45 millones de dólares más, en relación con el 2014, y este año concluyó en el quinto sitio en el Campeonato de Constructores, lo cual significó su mejor campaña en la principal categoría del automovilismo.

Ferrari contó este año con menos dinero, pero tuvo un mejor rendimiento en lo deportivo y en su presupuesto, ya que pasó de invertir 2.3 millones de dólares en el 2014 a 1.03 millones de billetes verdes por unidad en el 2015, pues la cosecha de puntos casi la duplicó y le permitió cerrar la temporada como el segundo mejor en el campeonato.

A Lotus le costó 10 veces menos cada uno de los puntos que añadió este año y terminó el campeonato en el sexto peldaño (78 unidades); Sauber invirtió 34 veces menos por unidad, pero en el 2014 no puntúo, mientras que McLaren destinó 11 veces más por cada punto este 2015, ellos concluyeron en el penúltimo sitio del campeonato (27 unidades).