Mazatlán confirma la confianza que el PGA Tour Latinoamérica, máximo organismo rector del golf en esta región, le ha concedido en el último año. Con la realización del 61 Abierto Mexicano de Golf en esta ciudad, el resort Estrella de Mar se convierte en la única sede que recibe al PGA Tour Latinoamérica dos veces en esta temporada.

“Tenemos una gran historia con Estrella de Mar. Tenemos una gran sociedad, es una hermosa sede, el desarrollo se está dando aquí y esta es una sociedad con muchos años por venir”, señala Todd Rhinehart, director ejecutivo del PGA Tour Latinoamérica, a El Economista.

Debido al Covid-19, el PGA Tour decidió unir en una sola temporada los eventos de 2020 y 2021. Mazatlán fue la sede inaugural entre el 5 y 8 de marzo del año pasado, cuando la OMS aún no declaraba la pandemia; después de esto, el Tour se detuvo por nueve meses.

Tras la reactivación en diciembre con el Shell Open (Estados Unidos) y el Puerto Plata Open (República Dominicana), el PGA Tour vuelve a México para celebrar su cuarta fecha de la golpeada temporada 2020-21, con el resort Estrella de Mar como sede por segunda vez.

Esto coincide con la primera vez que el Abierto Mexicano de Golf se celebra en Mazatlán. Aunque este torneo tiene seis años siendo parte del PGA Tour Latinoamérica, la edición de marzo 2021 es la primera que se celebra en Sinaloa bajo el nombre del histórico torneo mexicano nacido en 1944; el de marzo de 2020 se llamó Abierto Estrella de Mar.

Jorge Robleda Moguel, presidente de la Federación Mexicana de Golf (FMG), informa a este diario que originalmente Aguascalientes sería la sede del Abierto Mexicano, pero canceló desde 2020 debido a la pandemia.

“Sin embargo, rápidamente Estrella de Mar (Mazatlán) nos abrió los brazos (…) participó el gobernador (Quirino Ordaz Coppel), quien además de sinaloense es mazatleco, por lo que le ha dado mucha fuerza a ese resort turístico para que haya renacido fuertemente. El club anfitrión nos está aportando recursos económicos para llevar a cabo el torneo. Es un esfuerzo de la Federación junto con Conade, Unifin y otras marcas”.

Robleda Moguel no compartió el monto con el que participan estas organizaciones, aunque confirmó que tiene el respaldo económico del gobierno de Sinaloa: “tenemos el apoyo económico de Conade, sus directivos están conscientes de la realización de este evento. Nos ayudan en gastos de operación, hay un sistema con jueces internacionales y personal del PGA Tour que tenemos que pagar, ellos nos ayudan en esa parte. La bolsa la está poniendo Unifin y otros patrocinadores, incluso con apoyo del gobierno del estado”.

El Abierto Mexicano de Golf Mazatlán 2021 tiene un costo de entre siete y ocho millones de pesos sumando la bolsa total del torneo (175,000 dólares, que al tipo de cambio del 24 de marzo son 3.65 millones de pesos) más los gastos operativos, que “son recursos mixtos de apoyo de gobierno y del mismo resort”, explica el presidente de la FMG.

Este será el segundo evento deportivo internacional con público en la ciudad de Mazatlán durante la pandemia, ya que a principios de febrero se celebró la Serie del Caribe, con la participación de seis países (todos de América); ahora, son 144 golfistas de 20 naciones (de cuatro continentes). Entre dicho evento de beisbol y el actual de golf, también se han celebrado tres torneos de tenis y uno de futbol internacional en México.

Tanto el presidente de la FMG como el directivo de PGA Tour Latinoamérica confían en que el coronavirus no afectará al Abierto de Mazatlán. Señalan que los cerca de 400 participantes (entre jugadores y staff) se han aplicado una prueba de Covid-19 para poder ingresar a las instalaciones del resort y que, en caso de un contagio, Estrella de Mar tiene alianzas con hospitales cercanos para atender “lo más pronto posible”.

Además, el torneo sinaloense sí contará con público. Robleda Moguel indica que no tienen una cifra exacta de la gente que esperan recibir ni un porcentaje de aforo reducido como en otros deportes, ya que los espacios son más abiertos durante los seis días. No obstante, confirma que no hay un hospitality para los invitados especiales.

“Estrella de Mar tiene cinco hoyos que dan directo al mar y varios kilómetros (7) de playa, es un lugar demasiado abierto y amplio, es difícil que haya aglomeraciones, que normalmente se dan en los hoyos 18 o nueve. Tampoco hay una burbuja porque es imposible, lo que sí es seguro es que no se va a permitir el acceso (del público) a áreas de jugadores ni que se acerquen a ellos.

“Yo no estoy preocupado por la salud (coronavirus) y no porque sea inconsciente, sino porque aquí no hay contacto ni contagio, sobre todo porque ya hicimos torneos con niños, que son mucho más difíciles de controlar y, sin embargo, hemos salido con saldo blanco. Por eso creo que después de tanto tiempo, con la experiencia y disposiciones del PGA Tour, estoy totalmente tranquilo”.

Jorge Robleda agregó que esperan aficionados de Guadalajara, Ciudad de México, Culiacán, Durango y del mismo Mazatlán. Todos los que quieran entrar al Abierto deberán realizarse una prueba de detección de Covid-19 con valor de 800 pesos (o 40 dólares) en el dispensario del resort, en un horario entre las 8:30 de la mañana y las 6:00 de la tarde.

En el año que ha durado la pandemia, la FMG ha organizado cuatro torneos en México con la participación de 1,134 jugadores desde los siete años de edad. Las sedes han sido Torreón, Acapulco, el Valle de México y Querétaro; en todas, señala Robleda, ha habido saldo blanco de Covid-19.

De acuerdo con datos compartidos por la FMG, se estima una derrama económica de 21.27 millones de pesos tras la realización del Abierto Mexicano de Mazatlán, aunado a un retorno de inversión de 22.61 millones.

Entre las 300 habitaciones de hotel ocupadas durante los seis días, se moverán 9.1 millones de pesos por conceptos de hospedaje y alimentación; la FMG también informó que el torneo tiene un alcance potencial de 650 millones de espectadores alrededor del mundo, con cobertura en 25 países.

fredi.figueroa@eleconomista.mx