El Manchester City creó una compañía ficticia como parte de un acuerdo comercial que evitó que los investigadores de la UEFA detectasen decenas de millones de dólares de ingresos, según informó la revista alemana Der Spiegel.

La revista citó correspondencia interna del City que muestra que Abu Dhabi United Group, el consorcio dueño del club inglés y que cuenta con respaldo gubernamental del emirato, pagó a la compañía ficticia para “comprar” los derechos de imagen del futbolista del club.

Der Spiegel informó que los documentos detallan el empeño del City por encontrar “soluciones creativas” para encubrir los gastos y evadir la supervisión de la UEFA en los fichajes de jugadores.

El City se exponía a la expulsión de la Liga de Campeones en el 2014 si una comisión de finanzas de la UEFA hubiera fallado que había quebrantado el fair play financiero, el reglamento que se concibió para mantener a raya el gasto excesivo en fichaje. Los detractores aseguran que el fair play financiero

La revista es el medio que encabeza la difusión en Europa de los documentos Football Leaks.

En días recientes, medios europeos revelaron los planes del Real Madrid para la creación de una Super Liga Europea que comenzaría en el 2021 y cómo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha intervenido en el trabajo de la comisión de ética la entidad rectora del futbol mundial y que se supone que debe operar con independencia.

Der Spiegel también informó el viernes que el City amenazó con destruir a la UEFA mediante acciones legales antes de alcanzar un acuerdo en el 2014 para renunciar a 20 millones de euros (22,8 millones de dólares) en premios.

El City no ha cuestionado la autenticidad de los documentos, pero advirtió que existe “un intento para dañar la reputación del club que es bien organizado y claro”.

Desde que el City fue adquirido con la fortuna de Abu Dhabi en el 2008, un club que había estado a la sombra del histórico Manchester United ha superado a su vecino en cuanto a resultados.

El City alcanzó sus objetivos tras invertir más de 1,000 millones de libras (1,300 millones de dólares) para ganar su primer título de la Liga Premier en el 2012.

Todo ello coincidió cuando la UEFA estableció las reglas —en consulta con la Asociación de Clubes de Europa— para que el gasto quedara restringido a la capacidad del club de generar ingresos.

Der Spiegel publicó documentos del Man City en los que sus dirigentes indicaron que “sin ingresos significativos adicionales, cumplir con el FFP (fair play financiero) de la UEFA no se podrá lograr”.

El director ejecutivo del City, Ferran Soriano, se quejó en un memorándum de que los miembros de la Asociación de Clubes de Europa apoyaban el fair play financiero con el fin de frenar al City y al Paris Saint-Germain.

“Necesitamos luchar contra esto y hacerlo de una manera que no sea visible, o que seamos vistos como los enemigos globales del futbol”, escribió Soriano, según la revista.

El City buscó desviar los costos del club y creó la compañía ficticia Fordham Sports Management con dos inversionistas británicos. El objetivo aparente fue usarla como mecanismo para encubrir los pagos a los jugadores por el derecho de usar su imagen en las campañas de mercadeo.

Der Spiegel aseveró que esto permitió que casi 30 millones de euros (34 millones de dólares) terminasen como ingresos en vez de gasto a la vista de la investigación de la UEFA de las cuentas del club.

Pep Guardiola sale a la defensa

El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, dijo que el club inglés es “increíblemente profesional”, en respuesta a las acusaciones de que incumplió las reglas del juego limpio financiero.

Al preguntársele sobre los documentos publicados por el sitio web Football Leaks, Guardiola expresó que tenía fe en el club.

“Lo que puedo decir personalmente es que confío mucho en el club y en lo que ha hecho. Por supuesto, queremos seguir las reglas, ya sea de la UEFA, la FIFA o de la Premier League”, expuso el español, quien llegó al City en el 2016.

Los documentos, que incluyen correos electrónicos y contratos, fueron obtenidos por la publicación alemana Der Spiegel y revisados por Reuters en asociación con el consorcio internacional de medios de comunicación European Investigative Collaborations.

Esos documentos, que abarcan gran parte de los últimos 10 años, incluyen detalles previamente desconocidos de una investigación de la UEFA sobre los asuntos financieros del City y del Paris St Germain, propiedad de la familia real de Qatar.

Bajo las reglas del juego limpio financiero de la UEFA, los clubes deben ser transparentes sobre sus ingresos y equilibrarlos con sus gastos. Pero las acusaciones apuntan a que el City manipuló los contratos para evitar esto.

“Por supuesto, como muchos, muchos clubes de todo el mundo, (el City) tiene mucho dinero, pero también es un club increíble (...) un club increíblemente profesional que trata de hacer las cosas bien, de la manera correcta. Eso es todo lo que puedo decir”, sostuvo.

El City, propiedad de la familia real de Abu Dhabi, indicó la semana pasada que no comentaría información.