Sabermetría. Control  gerencial. Bajos salarios. Son algunas de las tendencias que vive el beisbol para los mánagers de los equipos de la Major League Baseball (MLB).

Pilotos que basaban decisiones en la intuición ya no están más en el escenario, y los veteranos tienen que trabajar con las mismas reglas que las actuales gerencias imponen a la nueva generación de manejadores.

Las decisiones se toman ahora de distinta manera, análisis de estadísticas, pero el trabajo fuerte lo realizan en las oficinas y ya no en el dugout, donde reflexionan durante los encuentros los mánagers y sus coaches. Esto ha llevado a la baja los salarios de los pilotos de los equipos y a contratos de menos años.

“Con las oficinas buscando mánagers capaces de asimilarse mejor con ellos y de aceptar sus métodos, si los que vienen no aceptan la analítica (de estadísticas), los números y los métodos en ese sentido, eliminas mucha de tu oportunidad de convertirte en un mánager de Grandes Ligas”, dijo Joe Maddon en agosto del 2018 al USA Today.

El timonel de los Chicago Cubs fue uno de los dos mejores pagados en su puesto en el 2019: 6 millones de dólares, igual que Bruce Bochy (Giants). Ambos dejaron el cargo al finalizar contrato en 2019 y no les ofrecieron un nuevo acuerdo. El tercero mejor pagado fue Terry Francona (Indios, 4 millones) y luego Ned Yost (Reales, 3.7) y Clint Hurdle (Piratas, 3). Yost se retiró tras la campaña y Hurdle fue despedido con dos años aún  de contrato. De los cinco, ninguno avanzó a la postemporada y sólo Francona mantiene su puesto, con contrato hasta el 2022.

Por otro lado, entre los estrategas menos pagados, hay dos en playoffs: Brian Snitker (Braves–800,000 dólares) y Dave Martínez (Nationals-850,000). Además, Joey Cora (800,000) fue campeón con los Boston Red Sox en el 2018, y les pagaron menos del doble del salario mínimo que se embolsaron los beisbolistas este año: 545,000.

Sobre la extensión de contratos, Cora firmó cuatro años por 4 millones en el 2018, y Aaron Boone, con Yankees (1.15 millones) firmó por tres años y 2.7 millones, lejos de los 7.5 que ganaba por temporada Joe Torre en Nueva York, quien logró cuatro campeonatos de cinco posibles de 1996 al 2000.

El promedio de edad de los 30 pilotos que iniciaron la temporada fue de 51.4 años, y de acuerdo con la Universidad de Samford, el promedio de los mánagers que han ganado los títulos divisionales con sus equipos ha caído de 58 años en el 2010 a 51 años en el 2018.