No hay planes para cancelar el torneo en este momento, pero el comisionado de la MLS, Don Garber, dice que está dispuesto a cerrarlo si es necesario.

“Si en algún momento hay una situación en la que creo que los protocolos no están funcionando y la salud y la seguridad de nuestros jugadores están en riesgo, entonces tomaré la decisión de cerrar el torneo. Eso es algo que me comprometí con los jugadores y con toda nuestra liga desde el principio”.

La liga espera un golpe de 1, 000 millones de dólares a su ingreso debido al coronavirus. Los 26 equipos y el personal limitado continuarán en el Complejo Wide World of Sports de ESPN en Disney World, sin fans.  A pesar de los casos Covid-19, ESPN confía en que los primeros juegos durante el torneo conducirán a importantes ratings de televisión.

El torneo que se juega en una suerte de burbuja inició ayer 7 de julio, y estará activo un mes. A dos días de su inicio se cancelaron algunos juegos. El martes Vancouver Whitecaps anunció que cinco miembros del equipo no viajarán a Orlando, ya que los delanteros Lucas Cavallini y Fredy Montero decidieron no ponerse en riesgo. El mismo día cambió de fecha el partido entre FC Toronto y D.C. United, originalmente programado para el 10 de julio y ahora tendrá lugar el 12 de julio debido al viaje tardío de Toronto a Orlando. El juego de Nashville SC contra el Chicago Fire fue pospuesto hasta una fecha posterior no revelada y enseguida FC Dallas anunció su retiro después de que 10 jugadores y un miembro del personal dieron positivo por el coronavirus. Los resultados aparecieron después de que el equipo llegó el 1 de julio a Florida.

El mediocampista Georges Mukumbilwa de Vancouver Whitecaps no fue autorizado para viajar fuera de Canadá y Tosaint Ricketts fue descartado por una preexistencia no especificada que lo pone en mayor riesgo si contrae Covid-19. En otro ejemplo, Andy Rose, también de Vancouver, decidió no viajar ya que su esposa está a punto de dar a luz. El internacional canadiense Cavallini expresó preocupaciones similares.

“Desafortunadamente, el Covid-19 ha tenido un impacto muy grande, ya que he perdido a dos miembros de mi familia. Siento que es mejor quedarme en casa para apoyar a mis seres queridos en este momento difícil”, dijo.

¿Preocupaciones financieras?

Al menos cuatro equipos solicitaron recibir dinero del Paycheck Protection Program, un programa de préstamos federales diseñado para ayudar a pequeñas empresas. De acuerdo con los datos: DC United e Inter Miami fueron aprobados para préstamos en el rango de 1 millón a  2  millones, mientras que Orlando City y Seattle Sounders solicitaron entre 2 millones y 5 millones.

La información detallada del programa de protección de cheques de pago se limitó a las empresas que recibieron préstamos de más de  150,000 dólares.

La MLS no es la única propiedad deportiva profesional estadounidense que lucha con la logística de reanudar el juego en medio de una pandemia que sigue creciendo en tamaño en los Estados Unidos. La MLB también ha lidiado con los procedimientos de prueba y presentación de informes a medida que se reanudan los campos de entrenamiento del equipo.

[email protected]