Vivir una de las carreras más icónicas del mundo del ciclismo podría parecer una labor exclusivamente para aquellos más experimentados. Pero la realidad es que los jóvenes se han abierto paso en el Giro de Italia y durante la edición de este año, esto no ha sido la excepción, pues el evento tiene hoy una gran cantidad de ciclistas menores de 25 años que quieren tomar protagonismo en la competencia.

De entre los 198 ciclistas que arrancaron en la lucha por la maglia rosa hace unos días, el promedio de edad se calcula de 31.5 años, teniendo sin embargo a ciclistas más veteranos, como Alejandro Valverde, de 36 años, o Jean-Christophe Péraud, que rebasa ya las cuatro décadas (41 años).

No obstante, la nueva generación del ciclismo profesional alza la mano y en la edición 99 del Giro, lo quiere demostrar.

El primer ciclista que ha puesto su nombre en la mira es el belga Tim Wellens, quien se impuso en la sexta etapa en la competencia de este año. A sus 25 años, el ciclista del Lotto Soudal, hasta la etapa de ayer, se ubicaba noveno de la clasificación general, un puesto más arriba que el experimentado español Valverde.

Pero Wellens no es el único. De hecho, el ciclista más joven en el evento italiano este año es el colombiano Daniel Martínez, quien se convirtió en profesional con Colombia-Coldeportes la temporada pasada, equipo en el que corrió varias carreras y tuvo resultados sobresalientes, como el de ser líder de montaña en la Ruta del Sur.

Las tres semanas del Giro de Italia son otro gran paso para Martínez y él admite que se trata más de aprendizaje que de cualquier otra cosa.

Otro de los que compiten en esta carrera por primera vez es Caleb Ewan, un australiano de 21 años que se convirtió en profesional el año pasado. Ewan ya sabe lo que es vencer en una gran Vuelta, pues ganó la Etapa cinco de la Vuelta a España 2015, después de acumular una serie de impresionantes victorias a principios de temporada, incluyendo múltiples etapas ganadas en el Herald Sun Tour, Tour de Langkawi y Tour de Corea.

Ewan, que con apenas 1.65 metros de estatura, tiene un esprint considerado por los expertos como altamente aerodinámico y por ello ha sido comparado con Mark Cavendish. En esta edición del Giro marcha en la posición 175 de la clasificación general.

Italia también tiene presencia con su nueva generación de ciclismo. Jakub Mareczko apenas cumplió 22 años y ésta es su segunda temporada como profesional.

La temporada pasada, ganó numerosas etapas en las carreras de nivel inferior la Vuelta al Táchira, Vuelta a Venezuela, y el Tour de Hainan; además de siete victorias en las nueve etapas del Tour del Lago Taihu.

Ha cruzado la meta en primer lugar en etapas del Tour de San Luis y más recientemente, en dos etapas de la Vuelta a Turquía. Allí venció al italiano Sacha Modolo, que en el Giro 2016 se ubica séptimo general.

El italiano Davide Formolo suma con este su tercer año como profesional. Con 23 años, terminó séptimo en su primera carrera World Tour, la Vuelta a Suiza, y casi se convirtió en campeón nacional unas semanas más tarde, superado solamente por el experimentado Vincenzo Nibali.

Ésta es su segunda participación en el Giro, pero el año pasado destacó luego de atacar a los ciclistas fugados en la última montaña de La Spezia, y durante los últimos 15 kilómetros marchó en solitario.

Esta temporada no ha sido tan benéfica, pues Formolo tuvo que abandonar el Tour de Romandía luego de un choque, aunque su mejor resultado ha sido el lugar 15 en la Vuelta a Cataluña.

En total, son 11 ciclistas menores de 23 años los que participan en el Giro. Además de los cinco antes mencionados se encuentran los españoles Cristian Rodríguez (21 años), Julen Amezqueta (22 años) y Carlos Verona (23 años); el esloveno Matej Mohoric (21 años), el eritreo Merhawi Kudus (22 años) y el australiano Damien Howson (23 años).