Después de siete años, el futbol mexicano vuelve a vivir una liguilla sin Ricardo ‘Tuca’ Ferretti ni Miguel Herrera, dos leyendas que suman 55 fases finales (34 el brasileño y 21 el mexicano) y nueve campeonatos de liga (siete y dos). De los directores técnicos sobrevivientes para los cuartos de final del torneo Guardianes 2021, apenas uno sabe lo que es ser campeón: Javier Aguirre, del Monterrey, quien lo logró hace más de 20 años.

La presente liguilla significa la construcción de éxito de nuevos rostros o de otros con corta experiencia en México. Contrario a lo que representan ‘Tuca’ y ‘Piojo’, los favoritos actuales son Juan Reynoso, Santiago Solari y Nicolás Larcamón, quienes posicionaron a Cruz Azul, América y Puebla en los tres primeros puestos, pero entre los tres no suman ni cinco torneos completos dirigiendo en la Liga MX.

La juventud es otra característica de esta liguilla: siete de los 10 entrenadores más jóvenes de la liga disputarán los cuartos de final, siendo el argentino Larcamón el de menor edad con 36 años, mientras que el único que rebasa los 60 es el mexicano Javier Aguirre (62).

El promedio de edad de los entrenadores finalistas no supera los 50 años, pues es de 47.7, continuando con el bajo promedio del pasado torneo Guardianes 2020, que fue de 46.3; por el contrario, en el último torneo antes de la pandemia (Apertura 2019), el promedio fue de 53.6 años.

“La liguilla es un formato distinto donde los detalles juegan otro papel, hay que saber competir y tener en cuenta que son 180 minutos. Me parece que pierde efecto el favoritismo”, resaltó Larcamón, el entrenador más joven de la Liga MX, tras amarrar el tercer lugar de la tabla.

Además del promedio de edad, los técnicos protagonistas del Guardianes 2021 pueden presumir un alto rendimiento pese a tener poco tiempo en su respectivo equipo. De los ocho finalistas, seis no tienen más de nueve meses dirigiendo a su actual club: Larcamón, Solari, Reynoso, Aguirre y Hernán Cristante, con Toluca, tienen poco más de cuatro; mientras que Diego Cocca, del Atlas, tiene ocho.

Los más experimentados son dos uruguayos: Paulo Pezzolano (segundo más joven de la liga con 38 años), con un año y medio en Pachuca, así como Guillermo Almada, que supera los dos años en Santos.

Poco tiempo no significa fracaso. Entre los ocho técnicos suman apenas 21 torneos completos dirigidos en México, es decir, menos de tres en promedio para cada uno.

Por consecuencia, no solo las trayectorias son cortas, también el número de títulos en Primera División. Solo Aguirre sabe lo que es ser campeón, aunque con letargo de décadas, pues lo consiguió por única vez con el Pachuca en diciembre de 1999.

“Me acuerdo que mi último partido de liguilla fue la final de hace 20 años. Me gusta jugarlas, es otro torneo, se olvida todo lo que hiciste en la fase regular. El objetivo primario fue evitar el partido de repesca y el siguiente objetivo es ser campeón, con nuestras legítimas aspiraciones”, declaró Aguirre tras amarrar el pase directo a cuartos de final en su regreso al futbol mexicano.

Esto significa que solo hay un título de liga entre los ocho entrenadores finalistas del Guardianes 2021, una cifra muy inferior al torneo anterior, en el que habían 15 trofeos en el palmarés de los cuartofinalistas, incluyendo a Ferretti, Herrera, Víctor Manuel Vucetich y Robert Dante Siboldi.

De los que buscan el título en la actualidad, exceptuando a Aguirre, solo un técnico ha llegado a una final de Liga MX: Hernán Cristante, quien perdió la del Clausura 2018 dirigiendo también al Toluca.

Diego Cocca es el que más se ha acercado, alcanzando las semifinales en el Clausura 2011 con Xolos, en tanto que el máximo alcance de Juan Reynoso, Guillermo Almada y Paulo Pezzolano han sido los cuartos de final en una sola ocasión. Santiago Solari y Nicolás Larcamón harán su debut en liguilla.

El deporte regresa a los estadios de la CDMX

La Ciudad de México entrará al color amarillo del semáforo epidemiológico a partir del lunes 10 de mayo, lo que representa una oportunidad de apertura para los recintos deportivos de diferentes disciplinas.

“Con el anuncio de la Secretaría de Salud y la jefa de gobierno (Claudia Sheinbaum), donde pasamos a semáforo amarillo, por el decreto de junio pasado, se pueden celebrar espectáculos con aforo limitado. Necesitamos dos cosas: el permiso expreso por partido de la Secretaría de Salud local y la autorización del protocolo para la protección de los visitantes de la misma Secretaría”, argumentó Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, el día del anuncio del cambio en el semáforo.

Arriola insistió en diferentes conferencias en que, cuando las autoridades cambiaran de naranja a amarillo, sería posible el regreso del público al estadio Azteca y a Ciudad Universitaria, aunque, debido a que los Pumas ya fueron eliminados, solo el primer estadio podría recibir gente durante lo que resta del torneo Guardianes 2021.

“El estadio Azteca ya tiene un protocolo hecho, se tiene que autorizar, y a partir de ahí, generar todas las acciones logísticas necesarias y señalar cuál va a ser el aforo, pues la última palabra la tiene la Secretaría de Salud, estamos hablando de más menos el 30% para un estadio de 87,000 personas, es una cantidad bastante respetable”, agregó en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola.

De acuerdo con ese porcentaje, 24,321 aficionados podrían entrar a la casa del América y del Cruz Azul el próximo fin de semana (15 y 16 de mayo), cuando ambos equipos reciban el partido de vuelta de los cuartos de final.

“Cuando los protocolos se cumplen, la posibilidad de que haya broncas es mínima; ves bancos, aeropuertos, supermercados y nosotros no hemos tenido un solo brote en los estadios. Estoy seguro que, si lo hacemos bien, ahora la Ciudad de México no va a ser la excepción”, remató Arriola, al tiempo en que también confirmó que sí habrá venta de cervezas en el estadio Azteca.

Este anuncio también permitiría a otros deportes abrir sus estadios, como los Diablos Rojos del México en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), cuya temporada comienza el 20 de mayo: “Tenemos el protocolo para permitir 30 o 50% de aforo”, señaló Othon Díaz, presidente ejecutivo del club, a principios de abril.

La misma situación podría ocurrir con el Gimnasio Olímpico Juan de la Barrera, casa de los Capitanes de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP); el autódromo Hermanos Rodríguez, casa del Gran Premio de la Fórmula 1 a finales de octubre; y el propio estadio Azteca para recibir a la NFL también a fines de año, luego de que suspendiera su visita en 2020.

Sin embargo, después de la confirmación del color amarillo en la Ciudad de México, solo Mikel Arriola se ha manifestado con la intención de abrir de cara a la liguilla del futbol mexicano.

fredi.figueroa@eleconomista.mx