Después de un segundo año en pandemia, la Liga MX celebra que su economía empieza a resanar. De acuerdo con el reporte de la Asamblea de Dueños a finales de 2021, la liga volvió a generar utilidades por primera vez desde 2016, lo que implica una mayor autosuficiencia para los clubes y menos dependencia de recursos procedentes de la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

“La liga es un ente administrativo que funge principalmente como apoyo a los clubes. Lo que nos pusimos como objetivo central es ver cómo costamos menos a los equipos y con eso generar un resultado positivo o negativo, como cualquier empresa. El programa para 2021 venía con pérdidas y a partir de un esfuerzo de todos los que estamos en la liga, de racionalidad y de que no se jugaran algunos torneos pudimos generar economías para que en vez de pedirle dinero a la FMF podamos generar utilidades. En 2022 también está programado un ingreso adicional y eso significa que, al no costarle dinero a la FMF, los clubes pueden recibir directamente los apoyos para formación de jugadores sin ninguna reducción”, explicó Mikel Arriola, presidente ejecutivo de la Liga MX, a El Economista.

Arriola ahondó respecto a que en la liga “se pagan sueldos, se compran cosas y se generan demandas permanentes que van hacia arriba en costos”, por lo que el recibir utilidades por primera vez en cinco años es un punto a favor y más con los estragos de la pandemia.

Según el informe que presentó Arriola, el EBITDA de la Liga MX (resultados antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, por sus siglas en inglés) alcanzó un porcentaje de utilidad del 222% de lo que se tenía estimado para todo el 2021, mientras que para el cierre del año 2022 se proyecta un crecimiento total de 127 por ciento.

“Revisamos una lámina donde se ve que ya tenemos, en tiempo real del torneo, el total de los gastos e ingresos de los clubes. Eso hubiera sido imposible sin un control económico, ahora sabemos por cada uno de los rubros hacia dónde se están yendo los gastos y cuál es la proporción de ingresos. La asamblea autoriza a la liga a que los lineamientos de control económico sean parte de los reglamentos de competencia y eso propicia también un área de retenciones”, recalcó el directivo.

Una de las entidades más favorecidas por esta estabilidad económica es la Liga de Expansión, donde la proporción de los subsidios sigue siendo alta, aunque Mikel Arriola explica que ve este dinero como una inversión que ha permitido el debut de 235 jugadores desde que inició esta división en verano de 2020.

La Liga de Expansión es la que mayor crecimiento de audiencias tuvo al tener a un total de 6.2 millones de espectadores durante el actual torneo, que es un 68% más que lo que acaparó en el Guardianes 2021, además de que aumentó el debut de futbolistas de 36 a 56 y varios de ellos dieron el salto a la Liga MX, donde la proporción también creció de dos jugadores a 13 que avanzaron de división.

Arriola también destacó que el valor total de la Liga MX aumentó un 10% entre 2020 y 2021, que es un porcentaje al doble de lo que había reportado en los últimos años (5%). La valoración, que incluye precios de plantillas e infraestructuras, sitúa a la liga en 2,329 millones de dólares, que supera los 2,115 del año pasado, de acuerdo con cifras de Forbes.

La inversión en cuanto a infraestructura pasó de 22.7 a 37.7 millones de dólares, es decir, un 66% más entre marzo y octubre de este año, mientras que la asistencia a los estadios arrojó un total de dos millones de personas, que aunque sigue significando un 50% de lo que había antes del covid, representa un 264% más de asistentes que en el último torneo, el Guardianes 2021.

“Con nuestros protocolos covid hemos transitado de un año 2020 con un 32% de contagios entre plantillas a un último torneo (Apertura 2021) con un 7%. Todos los estadios se han abierto conforme a todos los protocolos de las secretarías de salud locales y vamos a seguir de manera permanente haciendo pruebas a nuestros jugadores”.

Otros puntos que enfatizó Arriola fueron el crecimiento del tiempo activo y los ratings que generaron los torneos en Estados Unidos. En cuanto a lo primero, la Liga MX aumentó 8%, la Liga MX Femenil un 4% y la de Expansión un 9 por ciento.

En cuanto a los ratings, el All-Star Game entre la Liga MX y la MLS, disputado por primera vez durante julio, fue visto por 1.6 millones de personas en México y 1.4 millones en Estados Unidos, superando a la Campeones Cup que disputaron Cruz Azul y Columbus Crew, que juntó a 173,780 telespectadores en México y a 1.04 en Estados Unidos.

“Hace seis meses ofrecimos un plan de trabajo a partir de tres ejes fundamentales y en ese sentido estamos cerrando un buen 2021 en lo deportivo, económico-comercial y en cuanto a orden corporativo. Desde luego no estamos conformes todavía, pero a pesar de los desafíos de la pandemia nuestra industria es sólida, robusta y tiene un futuro muy cierto en nuestro país y en lo internacional”, diagnosticó Mikel Arriola.