“Nos ha faltado tener opciones para que los (nuevos) managers se sigan desarrollando, la Liga Invernal por eso es importante, es un lugar donde tanto coaches y otros managers pueden darse a notar y mostrar esa capacidad y experiencia”, opinó Jorge del Valle, Gerente Deportivo de Diablos Rojos de la Ciudad de México.

Durante la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) en el verano, es difícil que las organizaciones le den oportunidad a managers sin experiencia ante la competitividad del certamen; es por eso que para equipos como Diablos Rojos del México y Pericos de Puebla, quienes han adoptado el desarrollo como una filosofía, la Liga Invernal representa una ventana para que jóvenes especialistas, que se han formado a través de las academias, acompañen el trabajo del equipo en zonas como el outfield, infield o en áreas como el de fisioterapia.

En entrevista con El Economista, Del Valle señaló que, desde hace por lo menos 3 años, el equipo se encuentra trabajando con jóvenes y nuevos rostros. Para la temporada 2021 de la LMB, Roberto Roberto Vizcarra Jr.,  hijo del ahora manager de Charros de Jalisco, se incorporó a la novena escarlata como trainer y fisioterapeuta. Para esta campaña de la Liga Invernal, Luis Sandoval Jr, hijo del exjugador José Luis “Borrego” Sandoval, además de los y los exjugadores Mario Valenzuela y Hernando Arredondo, apoyarán el infield y el outfield.

Todo este nuevo grupo de jóvenes son una generación que no nada más está en los diamantes, sino que tomó la decisión de seguir el camino de sus padres pero en el tema de estudiar y prepararse para complementar la preparación de los jugadores”.

Dentro del perfil que Diablos busca para fortalecer su grupo de desarrollo, están personas profesionales en su área, egresados de licenciatura o que la estén cursando. Para ser un trainer dentro de la organización se requiere de licenciados en educación física, fisioterapia, en preparación física o afín con conocimientos en cargas de trabajo, de anatomía, de complementos y suplementos alimenticios por citar algunos ejemplos.

Sin embargo, para las organizaciones que participan resulta esencial que sus equipos de trabajo estén comandadas por una personas de experiencia, por eso, durante la Liga Invernal la novena capitalina estará dirigida por el manager Miguel Ojeda Siqueiros y estará acompañado por el mismo staff de coacheo que se tuvo en la temporada 2021 de la LMB.

“Con la intención de seguir formando a la gente que se está capacitando y llenando de experiencia dentro de la organización, en el parte de coacheo (Ojeda) va a estar delegando responsabilidades a Mario Valenzuela, él fungió como coach de la academia durante 3 años, estuvo en la academia de Oaxaca y la de Monterrey y ya tiene tiempo preparándose. Mario va a estar apoyándonos desde el tema del outfield”.

Pericos de Puebla es otra organización que pretende convertirse en una desarrolladora de talento, no sólo de peloteros. Alfonso López, director deportivo de la institución, dijo a este diario que formar a un entrenador consiste en un proceso similar al de los beisbolistas que toma entre 4 o 5 años. Para la Liga invernal incorporaron a Cecilio Garibaldi (exjugador), quien trabajará en conjunto con el experimentado manager Héctor Hurtado.

“Ya estamos entrenando con personal joven y también experimentado, porque cuenta mucho la experiencia en este juego para que el muchacho se sienta seguro en afinar su talento en cuanto a sus habilidades se refiere pero también en su temple, que es determinante para jugar al beisbol profesional”.

¿Qué requisitos debe llenar un manager para dirigir una categoría mayor?

“Su carácter, su temple, el haber estado en varios sistemas de desarrollo donde haya visto fanáticos en el estadio, sentido la presión. Depende cada uno pero sentimos que como jugaron beisbol y tienen el escenario a flor de piel, ya con experiencia, pensamos que con dos años que estén en ligas de desarrollo, de verano, ellos mismos te van diciendo en su percepción y tú te vas dando cuenta que ya está listo para el club grande”, explicó López.

Los equipos buscan que quien ocupe el puesto del entrenador tenga una buena capacidad de comunicación para ser capaz de intercambiar sus conocimientos con el jugador. En Pericos de Puebla también ofrecen cursos internos a los entrenadores en la toma de decisiones de juego, análisis de reportes de sabermetría, entre otros para que tengan los conocimientos necesarios en el beisbol, un deporte tan complejo.

El director deportivo de la novena poblana indicó que la Liga Norte de Sonora, antes de la pandemia, era otra ventana de fogueo para jugadores y entrenadores, en esta se practicaba el beisbol de Doble A: “En estos eventos ellos van perfeccionando su carácter, su manera de ver el juego”.

¿Cuál es el ejemplo más claro del desarrollo de entrenadores en Diablos Rojos del México?

“Tuvimos el caso de Victor Bohorquez que ha complementado todo su proceso desde sucursales, desde la academia, estuvo en la academia de Monterrey, en las ligas invernales, en marineros de ensenada y luego llegó al equipo grande. Muy parecido fue el caso de José Luis Sandoval que lo fuimos llevando en ese proceso de formación y que él pudo fortalecer esa parte”, compartió Jorge del Valle.

El gerente deportivo añadió que este 2021, al agregarse dos nuevos equipos al circuito de la LMB; Salvador Robles, un coach de pitcheo que se formó en Diablos Rojos del México desde hace 3 años, estuvo apoyando a la novena de Guadalajara.

“Se ha vuelto parte de la organización, no sólo el tener talento en casa, sino irlos exportando a otros equipos o que sirvan para apoyar al beisbol nacional que al final del día es otro de los objetivos, el poder ayudar en ese sentido”.

¿La Liga Invernal también le da oportunidad a los coaches de ser reclutados por Grandes Ligas?

“Sobre todo son los contactos que ellos vayan generando con las organizaciones de grandes ligas donde ellos fortalecen sus oportunidades laborales. (...) Un poco de las barreras que tienen nuestros coaches muchas veces es el idioma. Si no tienen un dominio completo, como en su momento lo hizo Miguel Ojeda dirigiendo un equipo de Doble A en Estados Unidos con los Gigantes de San Francisco, es complicado el poder expresar lo que uno necesita a los jugadores que vas a estar dirigiendo. Creo que esta es la barrera que se tiene que estar trabajando y que en su momento ya no lo sea”, respondió Del Valle.

kg