México.-El equipo León tiene ante sí un complicado panorama para intentar lo que sería una hazaña este sábado si quiere ganar el título del Torneo Bicentenario 2010 de la Liga de Ascenso y forzar así una final por el regreso a Primera División, aunque para ello deberá vencer por tres goles de diferencia a Necaxa.

Empero eso no será sencillo porque enfrentará al campeón defensor, conjunto que marcha además sin perder todo el presente certamen y que pretende empatar la conquista del Universitario de Nuevo León.

En la temporada 1995-96, los felinos cayeron a la entonces Primera "A" pero ganaron los torneos Invierno 1996 al Atlético Hidalgo por marcador de 3-1, y el Invierno 1997 a la Universidad Autónoma de Tamaulipas (4-1), para retornar al año siguiente de que perdió la categoría.

En el capítulo de "vuelta" de la final del presente certamen, que arrancará a las 20:00 horas en el Nou Camp y contará con el arbitraje de Fernando Guerrero, Esmeraldas tendrá el apoyo de su afición frente a un rival que está más cerca de retornar a Primera División, tras sólo un año de permanecer en el circuito de ascenso.

Guerrero, originario del Distrito Federal, dirigirá su segunda final consecutiva, pues ya en el Apertura 2009 fue el juez central del choque decisivo entre Irapuato y Necaxa, efectuado en el estadio Sergio León Chávez, ganado por los hidrocálidos 4-3 en tiempo extra, luego de un empate 2-2 en el global en los 90 minutos.

El cuadro necaxista ganó 3-0 en la "ida" en el estadio Victoria el miércoles anterior, con goles de Paulo César 'Tilón' Chávez, Mauricio Romero y Juan Carlos 'More' Mosqueda.

Sin embargo el triunfo quedó empañado por la expulsión a los 48 minutos del mediocampista de contención del León, Alejandro Corona, tras una jugada de disputa por el balón que dramatizó el uruguayo Nelson Sebastián Maz y que el asistente Miguel Angel Hernández Paredes denunció al silbante Mario Alonso, que obligó a los visitantes a defenderse.

Por si fuera poco, para el partido de mañana la Fiera no podrá contar con el atacante uruguayo Mateo Figoli, quien también fue expulsado en la "ida" de la final, por doble preventiva a los 83 minutos.

León ganó ocho de sus nueve presentaciones en casa a lo largo del presente certamen, pero cayó precisamente ante los rojiblancos 1-3 en la fecha siete el 20 de febrero pasado.

Fue un local aplicado en la campaña regular, el único resultado abultado, 5-0, lo consiguió frente a La Piedad en semifinales, porque en sus siete triunfos anotó dos tantos en cada uno y ahora requerirá tres mínimo para forzar un empate global y que el partido vaya a tiempo extra o desempate, desde el punto penal.

Necaxa contabiliza hasta ahora 21 partidos sin derrota en el Torneo Bicentenario 2010, con saldo de 11 victorias y 10 empates, pero en ninguno de esos partidos ha recibido tres anotaciones como requiere León en esta ocasión en 90 minutos para forzar el alargue, aunque en cinco de ellos sí recibió dos.

Tijuana repitió la dosis de par de goles, aunque en ambas ocasiones acabó con un descalabro: en la fecha 15 cayó 2-3, mientras que en el compromiso de 'vuelta' de las semifinales perdió 2-5, en tarde histórica para el charrúa Nelson Sebastián Maz, quien anotó los cinco tantos del conjunto hidrocálido.

En caso de que el cuadro que dirige José Luis Salgado consiga el triunfo por tres tantos de margen en los 90 minutos reglamentarios, obligaría a que el encuentro se vaya a dos tiempos de 15 minutos cada uno.

Si persiste la paridad, entonces se definiría al campeón en una tanda de cinco penas máximas, un turno alternado por equipo y si al cabo de ésta se mantienen igualados los cartones entonces vendrá la llamada 'muerte súbita', con un tiro por escuadra hasta que una acierte y la otra falle.

Si León se levanta de la desventaja que trae se coronará monarca del Torneo Bicentenario 2010 y conseguirá su cuarto campeonato en este circuito (Verano 2003, Clausura 2004 y Clausura 2008) desde que descendió en 2002.

Forzará entonces un par de partidos más entre ambos cuadros a realizarse la próxima semana, donde se enfrentarían el campeón del Apertura 2009, Rayos, y el del Bicentenario 2010, Esmeraldas.

En ese caso, la fiera recibiría el choque de "ida" y los hidrocálidos en la "vuelta", porque sumados los dos campeonatos cortos el equipo dirigido por Omar Arellano sumó más puntos en los dos, 60 en total, 28 en el Apertura 2009 y 32 en el Bicentenario 2010, en tanto la fiera contabilizó 55, 21 en el primero y 34 en el segundo.

Si Necaxa consigue el título mañana, su segundo en este circuito, retornaría de forma automática a Primera División, mientras que representaría el cuarto descalabro en una final para León, pues ya antes cayó ante Querétaro (Clausura 2005), Sinaloa (Clausura 2007), y Ciudad Juárez (Apertura 2007).

FINAL LIGA DE ASCENSO:

Sábado 08 de mayo ("vuelta"):

León vs Necaxa / 20:00

BVC