Madurez, liderazgo, valentía, confianza, personalidad, fe, corazón, firmeza, humildad, todos son adjetivos que reconoce en sí mismo Johan Vásquez, defensa central de Pumas que no lo suele expresar en entrevistas, pero lo plasma en sus redes sociales. Todo esto, aunado a su talento para interceptar balones y ganar duelos aéreos, lo han posicionado como uno de los mejores jugadores de la Liga MX a sus 22 años y como el jugador que mayor se revalorizó tras el último torneo.

Transfermarkt, portal especializado en valores de mercado para futbolistas, posiciona al jugador de Pumas como el más valioso del plantel con 5.9 millones de dólares, convirtiéndose al mismo tiempo en el futbolista que más aumentó su valor tras la última temporada y en uno de los defensas mejor valuados del torneo, cifra que comparte con Carlos Salcedo (central de Tigres), Jesús Gallardo (lateral del Monterrey), Bruno Valdez (central del América), y Matheus Dória (central de Santos), siendo Vásquez el más joven .

Una de las grandes referencias para los especialistas en valores de mercado para designar el incremento de Johan Vásquez, además de su rendimiento y estadísticas, fue la edad: “si un jugador de 19 o 20 años está jugando una buena campaña, su valor se aumenta más que uno de 28 años”, esto por la proyección que genera a futuro, explicó a El Economista, Béla Csányi, administrador de los valores para la Liga MX en Transfermarkt.

“Para muchos mexicanos, emigrar a Europa es una gran meta, pero en pocos casos se compran jugadores de 28, 29 o 30 años. Si un mexicano quiere dar el salto, tiene que hacerlo antes de los 25 o 26, después es muy difícil”.

De acuerdo a datos del portal FB Reference, en el ciclo 2020-21, en el que Johan Vásquez ha jugado más del 90% de los minutos, es el jugador líder en intercepciones con 83. El medio estadístico, Statiskicks, detalló que tan sólo en esta temporada, Johan ha contribuido con 34 intercepciones en 13 partidos. El defensa, además de dominar el perfil zurdo, cuenta con cualidades de anticipo de balón, llegada repentina al área rival, salida del esférico, lectura de partido y dominio del juego aéreo. En este Guardianes 2020 ha contribuido a que Pumas sea uno de los seis equipos que menos goles ha recibido (11).

“Gracias al club Pumas, a (Andrés) Lillini, a Israel (López) y a mis compañeros, porque son los que me dan la confianza, creo que sin ellos yo no puedo lograr esas cosas, el ser seleccionado, ser referente del equipo y creo que es cuestión de humildad, no me gusta estar diciendo que soy el número uno o así, yo quiero ser feliz y demostrarlo en la cancha”, señaló Vásquez a este diario.

Sus cualidades no se quedan en la estadística; la posición de defensa exige a futbolistas cada vez más completos. En Cimarrones de Sonora, equipo con el que jugó en tercera, segunda división y en Liga de Ascenso, se le pedía ser bueno técnicamente con el balón, con su 1.85 de alto, “ganar juegos aéreos, ser fuerte y líder”, relató Alexis Coronado, su compañero en ese proceso.

“Es un hombre fuerte mental y físicamente. Ha madurado muy rápido y fue lo que le ayudó a sobresalir más rápido”. El mediocampista agregó que, además de ser un jugador disciplinado, Johan “es un líder nato, siempre se hace lo que él dice, da órdenes y eso demuestra su valentía y cómo mandar dentro del campo”.

La madurez también es uno de los factores que le han ayudado a destacar en Pumas, donde se ha ganado cierta jerarquía con la que al mismo tiempo aporta a su equipo:

“Yo no me considero un chavo y creo que nadie en esta institución me ve así. Si bien tengo 22 años, hace un año y medio no tenía los minutos que ahorita o la jerarquía. (Aporto al) Transmitir confianza y seguridad abajo si mis delanteros o medios a lo mejor no tienen un buen partido, que lo sigan intentando y que no me vean como un chico, me lo he ganado, lo he transmitido en la cancha; y ayudar a los más jóvenes, que no se echen para atrás”, expresó Johan en conferencia de prensa.

Así, el zaguero va tachando objetivos de su lista, pues uno de los primeros era sobresalir en el futbol mexicano de primera, meta que está logrando con Pumas. Reflexionó que si bien pudo escoger a otro equipo y tener la misma cantidad de minutos, el conjunto capitalino le da un un plus de estar bajo los reflectores y la oportunidad de ser llamado a selección. Cabe destacar que fue una de las piezas importantes en el esquema de Jimmy Lozano en el torneo preolímpico de Concacaf (sub 23) en el que contribuyó con un gol en la semifinal y donde México ganó el título y obtuvo su boleto a Tokio 2020.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx