Roma. El Inter de Milán, subcampeón esta temporada en la Serie A, cerró la temporada con una alegría, conquistando la Copa de Italia, tras superar 3-1 al Palermo en la final disputada en el Olímpico de Roma, donde brilló el camerunés Samuel Eto'o con un doblete.

Un año después de su mágico mes de mayo de 2010, donde logró un histórico triplete de liga italiana, Copa y Liga de Campeones, los nerazzurri pudieron al menos salvar una de sus coronas, pero el éxito tuvo que llegar en el menos importante de los tres torneos.

Eto'o fue el hombre más destacado del partido y suyos fueron los dos primeros tantos, en los minutos 26 y 76. El argentino Ezequiel Muñoz redujo el margen en el 88 para el Palermo, pero su compatriota Diego Milito, en el 90+3, estableció el definitivo 3-1.

Para el camerunés fueron sus tantos 40 y 41 de la temporada, teniendo en cuenta todas las competiciones, incluidos los partidos con Camerún.

Los sicilianos vuelven a estrellarse en puertas de un título, perdiendo la final de la Copa como en sus dos anteriores presencias en la final, en 1975 y 1979. Su consuelo llegará en forma de un billete para disputar la Europa League, ya que el Inter seguirá jugando la Liga de Campeones.

EISS