El presidente de la Asociación Europea de Atletismo, Svein Arne Hansen, dijo que no cree que las reformas iniciadas por Rusia, acusada de dopaje organizado, sean suficientes para levantarle la sanción que le impediría estar en Río 2016.

Por el momento, Rusia debe satisfacer las condiciones, pero realmente yo no la veo presente en Río , declaró a la web www.athleticsweekly.com.

La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) anunció en diciembre la exclusión de los atletas rusos de todas las competiciones internacionales, tras la publicación de un informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en el que se desvelaron sobornos a responsables federativos para tapar positivos por dopaje de atletas de esa nacionalidad.

Para levantar la sanción, la IAAF impuso a Rusia una serie de condiciones a cumplir, entre ellas una lista con los atletas que podrían competir en las próximas justas internacionales, a los que se les realizará un seguimiento particular. Ningún atleta no inscrito en esa lista seis meses antes de la competición podrá participar en ese evento.

Una comisión especial de la IAAF supervisará el cumplimiento de todas las condiciones exigidas. Tendremos el primer informe de la IAAF en marzo, pero por ahora (los rusos) tendrán que hacer un esfuerzo enorme para estar presentes en Río. Debe haber un cambio cultural , añadió Arne Hansen.

Shubenkov y la amenaza a su sueño

El campeón del mundo de los 110 metros vallas, Sergey Shubenkov, se entrena sin pausa y sin prestar atención a las gotas de agua filtradas por el techo de su gimnasio en la fría Siberia, como tampoco a la amenaza que pesa sobre su sueño olímpico.

En 1984, la Guerra Fría arruinó las esperanzas de medalla olímpica de su madre, la heptatleta Natalya Shubenkova.

Hoy con 25 años, su hijo podría sufrir la misma suerte, a causa del escándalo de dopaje en el atletismo ruso, y quedarse con las ganas de resarcirse por su decepcionante actuación en Londres 2012.

Es como una especie de karma negativo , se lamenta Sergey, cuando finaliza el entrenamiento en su ciudad natal de Barnaúl. No creo que se vaya a repetir la historia, pero nunca hemos estado tan cerca de esa situación .

Río 2016 deberían ser los JO de la revancha para el joven atleta, eliminado en semifinales de sus primeros JO en el 2012, cuando tenía 21 años.

Cuando decía que no me había clasificado para la final, la gente me respondía: ‘eres joven, la próxima vez’ , prosigue Shubenkov: Así que espero que la próxima sea la buena .