El Fair Play Financiero (FPF) es una medida establecida por la UEFA hace 11 años con el objetivo de mejorar la salud financiera de los clubes europeos, con el requisito de tener un equilibrio en los ingresos y egresos de los equipos de la confederación.

Ante la pandemia por coronavirus, se presentó una crisis económica para los clubes por la falta de ingresos que implicó medidas como la reducción de salarios a futbolistas, que repercute la forma en que opera la normativa del FPF.

“Es inevitable que haya ciertas modificaciones a las reglas de FPF. Se han reducido e interrumpido los ingresos de los clubes europeos. Sería impensable que no se les permita un periodo de transición para reconstruir sus estructuras financieras”, menciona a El Economista, Tor-Kristian Karlsen, director deportivo del AS Mónaco del 2011 al 2013.

La UEFA se encuentra analizando los “desafíos extraordinarios” a los que se enfrentan los clubes por el Covid-19, según informaron a la agencia AP.

Las repercusiones serán visibles en el mercado de transferencias porque los clubes han accedido a apoyos gubernamentales como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Con el ejemplo concreto del Tottenham, que anunció que 550 trabajadores no futbolistas se acogerán del plan del gobierno por el cual este pagará 80% de su sueldo y el 20 restante lo hará el club.

“Es una posibilidad que la crisis actual obligue a las ligas a implementar restricciones ‘similares al FPF’ en el gasto de transferencia. Además del ERTE, algunos clubes terminarán teniendo que recibir apoyo financiero o préstamos del gobierno. Lógicamente, los arreglos no vendrán sin condiciones de que el dinero deba gastarse en otras medidas que no sean nuevos jugadores”, expresa Karlsen.

Ante la falta de ingresos, una de las principales repercusiones son los altos salarios de los futbolistas, como sucede con el FC Barcelona, que los sueldos del primer equipo implican 70% de gastos de operación del club. Tan sólo entre Messi y Suárez perciben 4.9 millones de dólares mensuales.

¿Podría resultar una opción que el FPF busque establecer reglas respecto a los salarios con la finalidad de sanear la estructura financiera dentro de los clubes?

“En ciertos países y ligas no es raro ver que los gastos relacionados con los salarios de los jugadores excedan 100% de los ingresos o incluso más. La idea es interesante, pero en mi opinión, tal restricción puede hacer que la brecha entre los clubes sea aún mayor de lo que es hoy. De los ingresos de Barcelona 70% son muy superiores a 70% de los ingresos de Eibar”, responde Tor-Kristian.

El hecho de que clubes con un amplio poder adquisitivo recurran al ERTE, ha causado controversia. El Liverpool cuenta con un valor económico de 2,183 millones de dólares, según Forbes.

Después de hacer el anuncio de recurrir al ERTE, que implicaba al igual que Tottenham, que 80% de sueldos del personal no deportivo serían cubiertos por el gobierno. Recibió críticas internas y externas.

“El club llama al personal su familia. No me siento como un miembro de la familia. ¿Por qué un club que genera más de 100 millones de libras utiliza un programa gubernamental para sus empleados cuando otras empresas lo necesitan más? Me siento decepcionado, el plan del gobierno podría ser utilizado por empresas en problemas”, mencionó un representante del personal a la BBC.

Las circunstancias involucraron que dos días después del anuncio la directiva expresó no recurrir al ERTE y pidió disculpas ante lo que calificaron como “una decisión equivocada”.

FIFA: extender contratos de futbolistas y cambiar fechas de transferencias

La FIFA recomendó extender los contratos de los futbolistas que finalizaban en junio e informó que permitirá mover las ventanas de transferencias por si se debe ampliar la temporada actual a causa de la pandemia de Covid-19.

La entidad agregó que alentaría a los clubes y jugadores “a trabajar juntos para lograr acuerdos y soluciones durante el periodo en que se suspende el futbol”, en el que la actividad debe lidiar con una pérdida de ingresos sin precedentes.

“Es obvio que la temporada actual no terminará en la fecha prevista. Por tanto, se propone que los contratos se amplíen hasta el momento en el que realmente termine la temporada. Un principio similar se aplica a los contratos cuyo inicio estaba previsto para el principio de la próxima temporada: su entrada en vigor se pospondrá hasta el inicio real de la misma”.

La FIFA también se refirió a los recortes de salarios para futbolistas y entrenadores, algo que ha generado polémicas en muchos países del mundo.

“El futbol, como otros sectores de la economía, tiene que encontrar soluciones justas y equitativas para hacer frente a estas circunstancias y, a ser posible, proteger los puestos de trabajo y lograr un equilibrio justo y razonable entre los intereses de jugadores y clubes”, destacó.

Fair Play Financiero

  • Introducción del concepto en septiembre del 2009. Con la intención de equiparar ingresos y egresos de los clubes que pertenecen a la UEFA.
  • El Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA verifica cada año las cifras registradas por los clubes los últimos tres años.
  • Las penalizaciones por incumplimiento involucran no poder participar en sus competiciones.
  • Según el último reporte de la UEFA, los clubes de Europa han obtenido un beneficio económico combinado de 140 millones de euros en el 2018, comparado con las pérdidas de 1,163 millones de euros en el 2009 previo a que se implementara el FPF.

[email protected]