Elaine Thompson-Herah corrió con los brillantes colores amarillos y verdes de Jamaica por el carril siete para retener la medalla de oro olímpica de la prueba de los 200 metros y lo hizo en 21.53 segundos, para poner en su lugar la clavija final en la supremacía de la velocidad.

Ahora tiene de experiencia cuatro finales olímpicas y cuatro oros. El sábado pasado ganó en Tokio el título olímpico en los 100 metros, para sellar así, el doblete de preseas como ya lo logró hace cinco años en Río 2016.

La mujer de Manchester, Jamaica, que nunca fue realmente un prodigio, que se quedó fuera del equipo de pista en su último año en la escuela, cuya ruptura llegó repentinamente a los 23 años, es la mejor de todos los tiempos.

"Se siente increíble volver a ganar dos oros. He tenido una semana difícil. No he dormido después de la final de 100 metros. Estoy tan, tan feliz. Es increíble que haya visto este día, completar otro doble. No puedo creerlo", dijo la atleta de 29 años.

La plata en la final de 200 metros fue Christine Mboma, de Namibia. Fue la primera medalla olímpica para una mujer de este país y la más reciente desde 1996, según los organizadores. Gabrielle Thomas de EU se llevó el bronce en la carrera después de ser superada por Mboma en los últimos metros.

deportes@eleconomista.mx