Lo sucedido en los estadios de Veracruz y Morelia, inmuebles donde se registró algún tipo de disturbio o violencia el pasado fin de semana, no es algo nuevo en el futbol mexicano. Y es que de enero del 2016 a la fecha, la Liga MX ha presentado incidentes en 55.5% de sus estadios. Los Tiburones Rojos y Monarcas han sido los clubes que en más ocasiones han tenido en sus estadios episodios bochornosos.

El viernes arrancó la jornada siete del Clausura 2017 en Veracruz, lugar en donde se miró a las porras de los Tiburones y los Tigres protagonizando hechos de violencia, mismos que no podían ser detenidos porque no existían elementos de la policía en las gradas, en donde siempre se dividen con granaderos a los fanáticos de un club de los del conjunto contrario.

Además, cuando jugadores y cuerpo técnico de Tigres trataban de calmar a los seguidores de Veracruz que golpeaban a los del cuadro visitante, una botella que se lanzó desde la tribuna le causó una herida leve a Jesús Dueñas, jugador felino que concluyó con sangre en su brazo.

Es obligación de los clubes afiliados a la FMF mantener el orden y corrección en el estadio donde efectúen sus partidos oficiales o amistosos como local , determina el artículo 50 del Reglamento de Sanciones de la Liga MX, mismo que obliga a los clubes a realizar revisiones e inspecciones para evitar que se introduzcan objetos que puedan ser usados como proyectiles . En la riña en las gradas del Pirata Fuente se vio a un aficionado del Veracruz agredir a un seguidor de Tigres con un picahielos.

De igual forma, el Reglamento citado sentencia que los clubes locales deberán de garantizar la existencia de fuerza pública y privada para guardar el orden dentro y fuera del estadio , situación en la que el equipo propiedad de la familia Kuri también quedó corto, exponiéndose ahora una multa de entre 200 y 3,000 Unidades de Medida y Actualización (UMA), e incluso hasta con el veto de su estadio. UMA son una referencia económica creada por el Inegi en pesos ($75.49 en el 2017).

En lo que se refiere al comportamiento de sus grupos de animación, la multa puede llegar hasta las 4,000 UMA y al veto del estadio. En este caso Veracruz falló tanto al no contar con el número de efectivos de seguridad adecuada, como con el comportamiento de su afición.

A pesar de la evidencia de las imágenes y la gravedad de los hechos que dejan todo puesto para un veto, Fidel Kuri, dueño de los Tiburones, advirtió: La verdad, vamos a ver, porque me voy a defender .

Tiburones y Monarcas tenían antecedentes recientes

En enero del 2016, Veracruz ya había dado de qué hablar en su estadio cuando Fidel Kuri, dueño del equipo, insultó y dio algunos empujones a Edgardo Codesal, exmiembro de la Comisión de Arbitraje. Después, en agosto de ese mismo año, el día que se enfrentaron al América, hubo riñas en las gradas.

Por su parte Morelia, que el fin de semana vio cómo desde sus tribunas lanzaron una botella de vidrio que estuvo cerca de impactar a Rubens Sambueza en el duelo en el que cayeron ante Toluca, el año pasado ya había sumado tres sucesos de este tipo. Una cerveza que le lanzaron a Tomás Boy en un juego ante Cruz Azul, riñas contra aficionados de la misma Máquina, y un seguidor que intentó agredir a Edson Puch en un enfrentamiento con el Necaxa.

Sólo ocho estadios?no han tenido líos

En los últimos 14 meses sólo ocho estadios no han presentado incidentes. Toluca, Monterrey, Tigres, Pumas, Gallos Blancos, Necaxa, León y Cruz Azul son los equipos que han evitado líos en su estadio. Por el contrario, Morelia con cuatro ocasiones, Veracruz con tres y América con tres, han sido los clientes frecuentes de la disciplinaria.

Aunque sólo ocurrió una vez, quizás uno de los más graves es el que se dio en el TSM, casa de Santos, en donde en un partido ante Tigres se vieron intercambios de golpes, palazos y hasta hieleras volaron. De igual forma, en la Liguilla pasada, Pachuca protagonizó, aunque fuera de su estadio, un hecho de violencia que terminó con un aficionado de Necaxa apuñalado.

Las aficiones bien portadas como visitantes

Si bien algunos clubes no han tenido conflictos en sus estadios, eso no los exime de lo que puedan hacer sus aficionados cuando van a jugar como visitantes, situación que arroja que en el lapso que se tomó en cuenta para este trabajo, sólo cinco equipos no hayan tenido que dar la cara por sus fanáticos. Puebla (tuvo un suceso en su estadio pero protagonizado por seguidores de Monterrey, quienes destruyeron butacas), Toluca, Gallos Blancos, Necaxa y León, son los bien portados de la Liga.

Por el otro lado, Morelia con tres ocasiones, y América, Veracruz, Tigres, Cruz Azul y Chivas con dos, son quienes han tenido a los seguidores más conflictivos.

Ascenso MX no ?ha estado exento

La violencia también se ha presentado en la Liga de Ascenso, suceso que presentó en enero del 2016 uno de sus peores momentos. Y es que a finales de dicho mes, luego de un partido entre San Luis y Necaxa, se presentó una riña, con balacera incluida, que dejó tres lesionados y 11 detenidos.

En Celaya también hubo incidentes en la Liguilla del Clausura 2016, misma en la que con Atlante dominando a los Toros, que finalmente fueron eliminados, la afición lanzó en pleno partido objetos a la cancha, situación que obligó a detener el encuentro unos minutos.

No han existido vetos?desde el 2015

A pesar de que se han presentado distintos episodios llenos de violencia, mismos que han sido expuestos en este texto, la realidad es que desde mayo del 2015 no ha existido ningún veto a un estadio. La última vez que se dictaminó dicha sanción fue cuando aficionados del Atlas invadieron la cancha de Jalisco y agredieron a un policía en un duelo entre los rojinegros y Guadalajara.