Madrid.- Un total de 47 personas han sido arrestadas por los actos de violencia registrados en un estadio de futbol en la ciudad de Port Said, en el noreste de Egipto, informó la televisora árabe Al Arabiya.

El ministro egipcio del Interior, Mohamed Ibrahim, declaró a la televisión estatal que el número de muertos por los incidentes de violencia en Port Said aumentó a 74, entre ellos un policía, mientras que 248 personas resultaron heridas, incluidos 14 oficiales.

Reportes anteriores indicaban que unas 1,000 personas habían resultado heridas en los incidentes de violencia que se generaron al término de un partido entre el equipo local Al Masri, cuyos seguidores persiguieron a los jugadores y aficionados del visitante Al Ahly.

Según el viceministro de Salud, Hesham Shiha, la mayoría de los decesos se produjo por asfixia, aplastamiento o por golpes en la cabeza, debido a que los atacantes lanzaron botellas y piedras contra los seguidores del equipo visitante.

Un miembro del partido Hermanos Musulmanes responsabilizó a la policía y los militares de los incidentes de violencia en Port Said, al señalar que su objetivo era demostrar la necesidad de mantener el estado de emergencia en el país, según el portal medicinehatnews.com.

A su vez, el entrenador del equipo Al Masri, Kamal Abu Ali, descartó que se tratara de un incidente relacionado con el futbol, al argumentar que los incidentes registrados este miércoles forman parte de un intento de derribar al Estado.

En declaraciones a una estación de televisión local, el entrenador de Al Masri anunció además que presentará su renuncia en protesta por los hechos ocurridos.

Por su parte, la Federación de Futbol de Egipto suspendió por tiempo indefinido los partidos de la liga premier, ante los hechos de violencia.

BVC