Nicolás Ibáñez guarda como trofeo el balón del partido entre Atlético San Luis y Celaya de la Jornada 5 del Clausura 2019, donde anotó cuatro goles por primera ocasión a nivel profesional. En ese duelo marcó 36% del total de anotaciones que registró en todo el torneo y que le dieron el bicampeonato de goleo individual de la Liga de Ascenso.

Ahora que comienza la Liguilla y nuevamente enfrentarán a Celaya en los cuartos de final del torneo, buscará el título del Clausura 2019 con su club, para evitar la final por el ascenso, y también descubrirá una vía más para los goleadores de la segunda categoría de llegar a la Liga MX.

Los campeones de goleo en la Liga de Ascenso no tienen la oportunidad de mostrar su rendimiento en Liga MX, aunque para Nicolás Ibáñez la posibilidad de ascender con Atlético de San Luis puede representar la oportunidad de jugar en Primera División, la tendencia en los 18 torneos cortos es que la mayoría de los goleadores de la segunda categoría no suman más allá de 50 partidos en el Máximo Circuito.

En la lista de campeones de goleo se encuentran jugadores que lograron más de un título de goleo individual en Liga de Ascenso, como los casos de Roberto Nurse, cuatro veces campeón de anotaciones, Diego Jiménez y Víctor Lojero (dos veces campeones de goleo individual).

El delantero de Mineros de Zacatecas, Roberto Nurse, es uno de los máximos goleadores en la historia de la Liga de Ascenso, ya que acumula 163 anotaciones con equipos como Zacatepec, Querétaro, Dorados de Sinaloa, Correcaminos, La Piedad, entre otros.

En los 16 años de trayectoria como futbolista profesional, desde que debutó con Colibríes de Cuernavaca en Primera División, apenas suma 49 partidos en Liga MX, con seis anotaciones. A pesar de que es uno de los delanteros más rentables del Ascenso, no ha recibido grandes ofertas de equipos del Máximo Circuito.

“Es un futbolista que no ha sido reconocido en Primera División por estereotipos, tuvimos buena química y no sólo logramos un buen contrato, también investigamos que tenía origen panameño y fuimos al país a hablar de él. Logramos que jugara en la Selección centroamericana”, señaló hace algunos años Andrés Cárdenas Ortiz a Forbes México, agente de Roberto Nurse.

Los únicos casos que superan la cifra de 50 partidos en Liga MX fueron porque antes de llegar al Ascenso comenzaron su carrera en Liga MX. Es decir, tuvieron la experiencia de Primera División, pero después perdieron estatus junto a sus equipos para terminar jugando en Liga de Ascenso.

Giancarlo Maldonado, Blas Pérez y Víctor Lojero tuvieron experiencia en Atlante, Tigres y San Luis, pero años después terminaron jugando en Liga de Ascenso.

Leandro Carrijo y Carlos Garcés salieron campeones de goleo con Atlético San Luis y Atlante, respectivamente, pero no han sido requeridos por equipos de Liga MX.

“Sueño con regresar a Primera División, el premio de quedar campeón en el Ascenso es subir a Liga MX. Me siento contento por los resultados que he obtenido, pero también triste por las pocas oportunidades que hay en Primera División, ojalá que el campeonato de goleo me abra las puertas para regresar de nuevo”, indicaba Guillermo Madrigal en noviembre del 2017, cuando consiguió el título de goleo con Alebrijes.

El delantero mexicano acumula 69 partidos en Primera División, principalmente con Rayados, que nuevamente lo cedió en préstamo a Chivas y otra vez enfrenta la inactividad.