Hubo un tiempo que el futbol en Europa del Este vibraba al ritmo del Dynamo de Kiev, bajo el auspicio de la policía secreta soviética y en plena guerra fría, el mejor equipo comunista jugó en la capital de la actual Ucrania, arrasó en la liga de la extinta URSS y hasta el momento es el único equipo de esa zona que ha llegado hasta semifinales de la entonces Copa de Europa.

El equipo de Kiev tuvo entre sus filas a los mejores jugadores de la Republica soviética de Ucrania por decreto de la policía secreta de la URSS, organización afín al club, que reclutaba el mejor talento de la zona para armar un conjunto que pudiera pelear contra los equipos rusos.

En 51 años de futbol comunista 13 torneos los ganó el equipo blanquiazul, fue el máximo ganador de la competencia y superó por un título a sus rivales rusos del Spartak y Dinamo de Moscú.

En 1975 alcanzó la gloria continental tras imponerse en la final de la Recopa de Europa al Ferencvaros de Hungría con gran actuación del mejor futbolista, hasta entonces, que haya dado Ucrania, Oleh Blokhin al anotar dos goles.

La leyenda del delantero se formó tras 18 años en el club, logró ocho títulos de liga, cinco Copas soviéticas, dos Recopas y la Supercopa de Europa ante el equipo más potente de la década, Bayern Munich, los tres goles del triunfo los hizo Blokhin para obtener el Balón de Oro como mejor futbolista europeo del año.

La revolución de Shevchenko

La última irrupción trascendente del equipo ucraniano fue durante la temporada 1998-1999, dos jóvenes, Andriy Shevchenko y Sergiy Rebrov, llevaron al club hasta semifinales perdiendo 4-3 global ante Bayern Munich, sin embargo su rendimiento en el torneo sirvió para emigrar a Italia e Inglaterra, respectivamente.

Andriy Yarmolenko es la promesa del Kiev con 23 años en el presente, actualmente lleva cinco goles y seis asistencias en 24 partidos entre Liga y Champions. El objetivo del Dynamo es recuperar la hegemonía de la liga local tras ser desplazado en los últimos años por Shakhtar Donetsk, busca revivir el pasado, cuando el sistema tenía a su equipo favorito. Hoy se miden ante el Dinamo de Zagreb de Croacia, un vecino más del Este.

[email protected]