Mientras Raúl Jiménez impone un récord de goles para un mexicano en la Premier League, los goleadores en México están en pausa por la pandemia de Covid-19.

Y no habrá más celebraciones hasta el 24 de julio, cuando inicie el Apertura 2020 tras la cancelación del Clausura luego de 10 fechas disputadas. Sin embargo, los delanteros mexicanos no se destacaban en el liderato de goleo. Aldo Rocha, del ahora desaparecido Monarcas Morelia, ocupaba el séptimo puesto con cinco goles, a cuatro del líder, y era el único jugador nacional en el top 10.

Tampoco es extraño. Durante la última década sólo un futbolista de México fue campeón de goleo: Ángel Reyna en el Clausura 2011. Javier Hernández (Bicentenario 2010), antes de irse a Europa, y Alan Pulido (Apertura 2019) fueron colíderes con atacantes extranjeros. En esa carencia de goleadores mexicanos, Mastergol vio una oportunidad.

“Hay una problemática a nivel nacional en este sentido. México forma muchos jugadores, pero pocos goleadores, entendido como el que mete goles de manera constante como Chicharito, Raúl Jiménez. A partir de ahí nace la empresa”.

“Hace siete años empezamos a investigar qué es lo que se necesita para meter gol, toda la parte de ciencia que hay detrás del gol. Hemos analizado desde la óptica psicológica, biomecánica, de conocimiento -porque somos un equipo multidisciplinario- para entender y descubrir los secretos y la ciencia que hay detrás del gol”, explica Ernesto Orozco, fundador y CEO en Mastergol.

La empresa ofrece cuatro servicios: Básico (cuatro sesiones de una hora al mes), Intermedio (ocho sesiones) y el Intensivo en dos modalidades: 12 y 16 sesiones, todos por 12 meses. El costo del programa Básico es de 11,988 pesos, el Intermedio de $22,990 y los intensivos cuestan $31,036 y $41,382, según las sesiones contratadas.

Mastergol comenzó a trabajar con futbolistas de la Liga MX hace tres años, ha colaborado con siete distintos jugadores que han marcado 30 goles en la liga, la Copa MX, Liga de Campeones de Concacaf y Mundial de Clubes, cuenta Orozco, quien aclara que ellos se dedican a desarrollar las habilidades de definición.

“Básicamente es un tema de desarrollo de habilidades y liberamos ese posible goleador que tiene cada jugador. Es lo que hacemos con los jugadores y nace de que el jugador quiera. ¿Por qué lo hacemos? Queremos que México tenga muchísimos goleadores”.

¿Por qué que la carencia de goleadores mexicanos era una oportunidad de negocio?

“Viendo la problemática y que nadie hacía nada al respecto. Yo no fui jugador profesional, pero sí tuve una formación en el Club Guadalajara, sé de lo que estamos hablando. Para poderle mostrar a los jugadores no puede ser lo que yo digo, entra toda esta parte de investigación que hemos realizado. Tenemos investigaciones muy precisas para saber dónde el jugador tiene mayor posibilidad de meter gol. En una de las ópticas analizamos la toma de decisiones”.

“Trabajamos de manera personalizada con el jugador y eso les genera mucho valor porque nos enfocamos en él. Muchas veces están trabajando, aunque son un equipo reducido de 18-20 jugadores, no siempre están tan detrás de él en un tema tan específico como el de la definición. El entrenador tiene muchas cosas que ver, no se puede enfocar en una sola cosa, nosotros sí y ahí el jugador ve un valor agregado. Hemos recibido mucha apertura porque al jugador le interesa meter goles”, señala Orozco.

¿Cómo ha sido la apertura de equipos profesionales con ustedes?

“El mercado meta nos ha recibido muy bien, el tema de innovación les ha gustado como lo manejamos. La primera meta es el de los jugadores, que tenemos más trabajado; el tema de los equipos no hemos trabajado con algún equipo de Primera División en México, trabajamos con un equipo de tercera división que hace dos años, después de un trabajo de tres años, se logró quedar campeón (Acatlán FC)”.

Mastergol, con seis integrantes, comenzó hace siete años con jugadores amateur y semiprofesionales mientras desarrollaba su metodología hasta llegar a los futbolistas de la Liga MX. El trabajo se divide en un 70 por ciento fuera de cancha y un 30% en cancha, esto porque deben ajustarse a los tiempos disponible de los jugadores. La empresa está en Zapopan, Jalisco, de modo que cuando trabajan con futbolistas de otras ciudades, además de videoconferencias, viajan para poder trabajar en cancha, sobre todo en periodos vacacionales.

[email protected]