“Para mí nunca ha sido nada fácil. Encuentro que mi familia era de un estrato bajo y que mi papá era inválido, entonces, con más veras tocaba meterle el pecho a la vida”, es como inicia su intervención el colombiano Nairo Quintana en la serie documental de Netflix El día menos pensado, y como pone en contexto uno de los grandes aspectos que inclinan la balanza para que su país sea potencia del ciclismo de ruta.

Colombia es el único país de Latinoamérica que posee campeonatos en las tres Grandes Vueltas (el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España), Nairo Quintana y Egan Bernal le dieron dichas distinciones en los últimos ocho años, además, a nivel internacional, este país se encuentra como el décimo mejor en el ranking de la Unión Ciclista Internacional (UCI). El poderío corresponde a distintos factores, entre los que resaltan un aspecto cultural y socioeconómico, el apoyo gubernamental al deporte y sus condiciones geográficas.

Actualmente seis ciclistas compiten en el Giro de Italia: Egan Bernal y Daniel Martínez, del equipo Ineos; Harold Tejada del equipo Astana, Einer Rubio de Movistar, Fernando Gaviria y Juan Sebastián de UAE Team Emirates.

Eddy Jácome, periodista de ciclismo y director del medio Ciclismo Colombiano, señaló que después del futbol, el ciclismo es el deporte a seguir en el país, y le atribuye el mayor peso de estos resultados a un factor sociocultural:

“Principalmente tenemos muchos niños viviendo en zonas rurales, lejos de los grandes centros urbanos, y que viven en situación de pobreza. Esa situación los obliga a transportarse en bicicleta en lugares muy montañosos y a buscar con demasiadas energías una forma de salir de la pobreza y aquí todos saben que llegar a Europa como ciclista es una forma clara de salir de eso. Haciendo la comparación, en Europa es una elección de vida y aquí es una manera de sobrevivir, de salir adelante, de abandonar esas condiciones difíciles”.

José Julián Velásquez, director deportivo del Team Medellín, refuerza esta idea señalando que entre el 90 y 95% de los deportistas en Colombia vienen de una clase económica "relativamente baja y ven una oportunidad grande de salir adelante a través del ciclismo".

De acuerdo a datos proporcionados por el especialista, el sueldo de un ciclista de un equipo nacional oscila entre los 500 hasta los 5,000 dólares mensuales. En la élite del deporte, según registros del medio francés L’Equipe, Egan Bernal es uno de los cinco ciclistas mejor pagados del mundo y el colombiano mejor posicionado en esa categoría, con un sueldo de 3.4 millones de dólares al año.

Pero esa es solo una pequeña parte de las condiciones que, considera, hacen dominante al país. El director deportivo de Team Medellín indica que, por otra parte, Colombia cuenta con una geografía óptima para la práctica del deporte, un terreno montañoso y zonas donde la altura alcanza los 2,600 metros sobre el nivel del mar. “Esto nos da una capacidad extra con respecto a muchos otros países o a muchos otros ciclistas”, precisó Velásquez.

“Lo otro es que el país ya tiene un medio ciclístico muy conformado al ser una nación que ha tenido resultados, que tiene muchos ciclistas y que tiene una gran venta de bicicletas a nivel nacional. Hay un medio más organizado, categorías infantiles, juveniles, está todo el proceso para que haya una buena formación. Hay competencias, clubes, ligas, federaciones organizadas en cada departamento”.

Un apoyo fundamental en el ciclismo de Colombia son los recursos públicos y Team Medellín es prueba de ello, pues se creó en 2017 con el objetivo de apoyar el ciclismo joven del país, es un proyecto patrocinado por la ciudad de Medellín.

Velásquez indicó que el apoyo se reparte a nivel nacional, de provincias o municipal y se da “en todos los sentidos: para apoyar clubes, competencias, equipos como en el caso nuestro, en el que la alcaldía en Medellín apoya al equipo y es el máximo y único patrocinador. Todos sus recursos provienen de la alcaldía”.

Jácome indicó que el ciclismo no es considerado un deporte rentable para la iniciativa privada, pues sólo se transmiten en televisión dos carreras al año, además de que el calendario es inestable y sufre con frecuencia. Sólo un par de carreras, las más grandes del año, son atractivas para las marcas, por lo que el principal financiamiento viene de los entes gubernamentales.

—¿Con qué tanto volumen de ciclistas cuenta Colombia en este momento para tomar el relevo generacional de Nairo, Bernal o Gaviria?

“Ciclistas tenemos, están en Europa en equipos importantes, pero es difícil porque uno puede ver que un ciclista muestra potencial, pero Egan Bernal ganó un Tour y Nairo Quintana es uno de los mejores ciclistas a nivel mundial de esta época, entonces llegar a esos niveles, decir que este es el relevo de Egan Bernal y Nairo, eso realmente es suerte, o sea que todos los factores vayan bien con un corredor y que terminen llegando a ese nivel. Relevo tenemos, que vaya a ser un Nairo Quintana, un Egan Bernal, eso es dificil de prever”.

El director de Team Medellín concluyó precisando que, dada la cantidad de canteranos que existen en Colombia, están asegurados para los próximos 15 años excelentes resultados.

“No estoy diciendo que mañana vamos a ganar el Giro de Italia o el Tour de Francia, pero sí vamos a ser protagonistas o vamos a estar en la disputa a nivel internacional en donde compita Colombia”.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx