Las clasificaciones del Gran Premio de Mónaco de Fórmula Uno estuvieron detenidas el sábado por más de media hora, después de que el piloto mexicano Sergio Pérez se estrellara a alta velocidad a la salida del túnel en la tercera y última etapa de las prácticas libres.

El piloto novato de Sauber, de 21 años, fue atendido por el equipo médico de emergencia en su automóvil destrozado. El mexicano fue sacado del monoplaza y llevado en una ambulancia.

La cadena BBC informó el mexicano estaba consciente y hablando, aunque esto no pudo ser confirmado por el equipo suizo.

Pérez sufrió el accidente en su primera vuelta rápida de la sesión cuando su coche repentinamente se fue hacia a la derecha y golpeó su alerón en las barreras a la salida del túnel, la parte más rápida del circuito.

Luego el coche entonces giró sin control por la pista y sufrió un fuerte impacto con las barreras.

El choque fue muy parecido a uno sufrido por el piloto de Mercedes Nico Rosberg en la última práctica, aunque el alemán, afortunadamente, evitó el impacto final en la barrera y fue capaz de regresar para la clasificación.

Después de sacar a Pérez, el monoplaza destrozado fue levantado por la grúa, depositado en un camión y llevado de regreso a los boxes.

Los últimos dos minutos y 26 segundos de la clasificación se debieron reanudar unos 38 minutos después de la bandera roja.

DOCH