Morelia. La sonrisa aún no se le había borrado de su rostro. No importó que ya hubiera transcurrido un día, ni mucho menos que el sábado hubiera sido el jugador más cuestionado y señalado en el Morelos. Carlos Fierro, delantero de la Selección Mexicana Sub-17, se presentó ayer a la práctica de su equipo saboreando el tanto que le hizo a Corea, enfocándose en su trabajo, dejando atrás las fallas que tuvo frente al arquero y cualquier otro cuestionamiento sobre su desempeño.

Sí. El 9 mexicano convirtió el del empate parcial en el debut de El Tricolor de Raúl Gutiérrez, pero en ese mismo partido se perdió cuatro opciones claras que pudieron hacer más fácil el camino del equipo ante Corea. A pesar de los cuestionamientos, su entrenador y compañeros lo han arropado; también han manteniendo su confianza de que, al final del torneo, ese chico se convierta en el campeón de goleo del Mundial , como afirmó Raúl Gutiérrez a éste diario previo al debut.

Los argumentos

Además de su velocidad, facilidad para desmarcarse y habilidad, el delantero de Chivas hizo una buena fase de preparación previo a la Copa, marcando en cuatro compromisos que sirvieron para que su equipo consiguiera buenos resultados ante rivales de gran exigencia.

Carlos marcó un tanto en la igualada 2-2 ante Francia, única ocasión en la que México empató cuando él colaboró con anotaciones. Y es que, con un tanto nacido de sus botines, El Tri superó 1-0 a Costa de Marfil, mientras que ante los Estados Unidos abrió el marcador en la victoria 2-0. El otro duelo en el que puso su granito de arena y pudo festejar una gol fue en el contundente 4-0 que le propinaron a Argentina.