No es que el panorama de la pandemia sea mejor en Mazatlán. El semáforo epidemiológico en México señala que hasta el 14 de febrero no hay estados en verde, pues los casos de contagios repuntaron. Pero el estadio Teodoro Mariscal es una burbuja de fiesta caribeña esta semana, con visitantes de cinco países, con los equipos campeones invernales de la región y con algunos peloteros en escena que tienen experiencia en la Gran Carpa.

El torneo más antiguo del beisbol en la región es un imán para el turismo deportivo y para Mazatlán representa una derrama económica estimada de 500 millones de pesos para esta edición. Así, Colombia, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela estarán una semana en Mazatlán con una delegación de 42 personas (cifra estimada) por cada país.

Desde hace un año, la Serie del Caribe 2021 a través de la plataforma Boleto Móvil vende sus entradas. Hoy tiene una convocatoria de 7,200 personas por encuentro, que es la cantidad permitida por las autoridades locales pese al semáforo epidemiológico en naranja. De acuerdo al Ecosistema Nacional Informático COVID-19, Sinaloa presenta 31,262 casos confirmados con 4,709 defunciones acumuladas y Mazatlán es el cuarto municipio del estado con más casos confirmados acumulados por cada 100,000 habitantes.

“Asumimos cualquier aspecto de responsabilidad comprendiendo la pandemia. Se nos avisó en todo el tiempo el color del semáforo, se nos dijo que estaba en amarillo y cuando subía se nos advertía y eso nos permitió decidir que el evento se celebrara en Sinaloa. Estuvimos cercanos con las autoridades, el presidente municipal (Jesús Estrada Ferreiro) y el gobernador del estado (Quirino Ordaz Coppel). Tenemos el visto bueno de Major League Baseball (MLB), sin esta autorización no estaríamos aquí, con el acuerdo suplementario Winter League Agreement para tener jugadores. Se cumplieron los requisitos de la autoridad de Sinaloa, Protección Civil y el protocolo de seguridad”, dijo a este diario el comisionado de Beisbol Profesional del Caribe (CBPC), Juan Francisco Puello.

El deseo por ver espectáculo deportivo imperó en los bolsillos de los fans. En octubre los boletos alcanzaban un precio de hasta 28,000 pesos, y en dos días de juegos aún quedan lugares disponibles. De acuerdo a la plataforma boletomovil.com/venadosmzt/boletos si juegan los Tomateros de Culiacán, representante de México, un fan debe desembolsar 1,500 pesos para una entrada, y se indica que hay alrededor de 290 lugares aún por ocupar, mientras que para asistir al resto de los juegos bastan 100 pesos.

Ismael Barros, presidente de los Venados de Mazatlán indica a este medio que no tiene la cifra disponible de cuánto se ha recaudado por taquilla hasta el momento. Sin embargo, señala que los accesos son posibles como resultado del trabajo con autoridades estatales, municipales, de la LMP y la Confederación del Caribe.

“No tenemos una certificación (de Salubridad) pero las autoridades están aquí, entonces tiene el visto bueno. Aplicamos protocolo sanitario a los equipos desde su llegada y se le pidió a los equipos extranjeros que trajeran la prueba reciente de dos o tres días para subirse al avión y llegando a Mazatlán se les hicieron pruebas de covid”.

Los organizadores contrataron a la empresa aseguradora Certus con la cual hicieron convenio las delegaciones para darle el seguro de protección a los jugadores. Todos los visitantes ingresaron al país con resultados negativos y durante los dos primeros días de la competencia, aseguran que no hay contagios. El Comisionado Francisco Puello explica que aproximadamente unas 20 personas más acompañan normalmente a cada delegación que está compuesta por 42 personas (que es la nómina de cada equipo).

“Hay un seguro que se contrató para garantizar que si algún jugador contrae Covid tendría hospitalización en Mazatlán hasta que se le diera de alta. El personal de la Confederación cubre cualquier eventualidad”.

Retorno de inversión

La edición 63 de la Serie del Caribe se recordará no como la más cara pero sí la más “trabajosa” en lo organizativo. El Comisionado estima que el costo por organizar el evento “debe estar alrededor de 4 millones de dólares o un poco más, pero no tenemos ni manejamos el dato de Mazatlán”.

Se explica que el ayuntamiento de Culiacán apoyó en la logística, tránsito y seguridad pública, más no dio un incentivo económico directo. La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Mazatlán estima que durante esta semana se alcance entre 60 y 70% de ocupación hotelera.

“Hace un año empezamos la planeación, trabajando junto con el gobierno con el peor escenario sin saber que estaríamos en esta situación. Tuvimos una reunión al mes para checar las medidas. La prueba más importante fue cuando iniciamos la temporada en la LMP. El apoyo del fan que estuvo dispuesto a aplicarse a los protocolos, fueron muy obedientes”, comenta el presidente de Venados.

Las sedes que han hospedado la Serie tienen en la venta de merchandising, patrocinios y en los derechos de TV una ganancia de recuperación, pues se hacen cargo de los gastos. Ismael Barros (Venados) indica que fue prioridad salir adelante con la Serie del Caribe y no pensar en un retorno de inversión “sino en la parte deportiva, con eso sería suficiente para nosotros”. En cuanto a las finanzas de la Confederación en momentos de pandemia, su Comisionado refiere a cuentas sanas pero sin generar ganancias esperadas:

“Somos exigentes en el manejo de fondos. No puedo esconder que tuvimos que firmar un contrato con la TV que no es el que pensábamos en un momento de pandemia. Firmamos contrato hacia los Estados Unidos y otras partes del mundo. Esperamos que pase la pandemia y que Media Group, con el cual trato la televisión, me diga el rating para ver hacia donde nos perfilamos en los próximos años”.

Un estudio Nielsen SPORTS en el 2019 relacionado con el beisbol en México, concluyó que el 54% de los habitantes se dicen fans de este deporte, un interés que aumentó 4% entre el 2017 y el 2018.

“México es el mercado donde se hacen los esfuerzos más importantes de comercialización. Es probablemente más importante en cuanto a gestión, no solo porque hablamos de una población de 120 millones de habitantes, donde de acuerdo a los últimos datos que tenemos el 30% de la población que gusta de los deportes sigue de alguna manera el beisbol. Lo más interesante es que esa afición está concentrada en las costas, en el noroeste y sureste”, explica a El Economista, Ramon Ruiz Meyemberg, Director de Marca de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe.

¿Tienen conteo de cuántas personas del extranjero y de otros Estados hay entre el público?

“Calculamos que 70% es gente de Culiacán, un 30% de otros Estados incluyendo personas de otros países”, explica el presidente de Venados.

Serie del Caribe 2021:

Torneo de equipos campeones de las ligas invernales profesionales que integran la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe (CBPC): Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México. Panamá y Colombia son invitados.

  • 18 juegos del 31 al 6 de febrero

México con 9 títulos en la SC:

  • 1976 Naranjeros de Hermosillo
  • 1986 Águilas de Mexicali
  • 1996 Tomateros de Culiacán
  • 2002 Tomateros de Culiacán.
  • 2005 Venados de Mazatlán.
  • 2011 Yaquis de Ciudad Obregón.
  • 2013 Yaquis de Ciudad Obregón.
  • 2014 Naranjeros de Hermosillo.
  • 2016 Venados de Mazatlán (Campeón invicto).

marisol.rojas@eleconomista.mx