La tendencia en los últimos partidos entre América y Cruz Azul indican una paridad que llega a la neutralización, la escasez de goles y, por consecuencia, en que los partidos terminen en empate.

Por quinta ocasión en los últimos siete partidos entre ambos equipos, el encuentro terminó con un empate sin goles, entre una serie de fallas de los jugadores, conservadurismo de los entrenadores y una atajada por parte de cada uno de los porteros fueron las causas de que el partido culminara sin goles.

América no pudo aprovechar la localía administrativa y que el juego sirviera como escenario para ofrecer el trofeo de Copa MX que obtuvo el miércoles pasado a los miles aficionados que asistieron al partido que fue una reedición de la final del Apertura 2018.

Si en algo coinciden los equipos es en las ausencias que acumulan por lesiones, motivo por el cual Miguel Herrera conformó una alineación donde Renato Ibarra y Andrés Ibargüen guiarán los ataques del equipo.

Poco pudieron hacer los futbolistas sudamericanos ante la estrategia defensiva de Cruz Azul, preocupado más por defender, Pedro Caixinha sacrificó a sus delanteros, Miltón Caraglió y Martín Cauteruccio, a presionar a los mediocampistas americanistas, para provocar un error y llegar a la portería de Agustín Marchesín.

Los miles de aficionados que acudieron al Estadio Azteca estaban a la expectativa de que un gol despertara la vocación ofensiva de ambos equipos; sin embargo, la atajada de Jesús Corona a un disparo de Mateus Uribe y, posteriormente, la salida a tiempo de Agustín Marchesín a una llegada de Milton Caraglio, negaron las anotaciones al encuentro y provocó que nuevamente América y Cruz Azul se neutralizaran.

No hubo oportunidad para héroes de último minutos e inesperados, porque Jérémy Ménez y Roger Martínez, quienes ingresaron de cambio, no pudieron entrar al ritmo del partido y terminaron por perderse, producto de la inactividad por lesiones.

Con el resultado, ambos equipos llegan a 23 puntos, para ubicarse en las sexta y séptima posición del torneo, y con la cuenta pendiente de goles en sus duelos directos y sin poder asegurar su participación en la Liguilla a falta de tres jornadas.