Unos centímetros hicieron la diferencia entre luchar por una medalla o retirarse a casa. Así ocurrió para la mexicana Alejandra Valencia, quien enfrentó a la estadounidense Mackenzie Brown en los cuartos de final del torneo femenil individual de Tokio 2020, y que no pudo avanzar a la siguiente ronda pese a ver lanzado un 10 en la muerte súbita.

La oriunda de Sonora había arrancado con total potencia, empezando los dos primeros sets con sus primeros dos tiros de 10, aunque los últimos tres tiros en ambos lapsos se desviaron y eso le permitió a su rival empatar a 27 puntos.

En el tercer set, Valencia Trujillo se impuso con marca perfecta de tres dieces, por lo que, ganando el cuarto set, avanzaba a semifinales; sin embargo, en este último episodio, empataron y en el quinto definitivo, marcó un ocho que la alejó de la perfección de Brown, quien se repuso con un 10.

Esto obligó a la muerte súbita, que consiste en un único disparo final para ambas. El nivel estaba tan alto que tanto Brown como Valencia lograron lanzar un 10, pero la diferencia era ver quién quedó más cerca del punto centro. Los jueces se acercaron a hacer la rigurosa medición y decretaron que, por centímetros, la estadounidense lo hizo mejor.

Entre sonrisas y un abrazo con su entrenador, la mexicana Alejandra Valencia se despidió así, de forma altamente competitiva, de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde sumó una medalla de bronce en la naciente especialidad mixta, junto a Luis Álvarez, pero se quedó sin ese galardón tanto en equipo femenil con en individual.

“Muy buen desempate que tuvimos las dos, que tiramos, solo que ella tiró mejor. Entonces, sí fue un match difícil y entre los cuatro que tiré, sí fue el más difícil este. Yo no vi lo que ella había tirado. Lo que me mantuvo fue hacer un buen tiro, decir: ‘venga, tú sabes hacerlo’, y es lo que hice, y ahí nomás fueron unos milímetros, pero pues ya qué, su flecha estuvo más cerca y me voy bien”, destacó la sonorense al término de su participación.

La mexicana había tenido una gran fase de eliminación. En las primeras dos rondas eliminó a las bielorrusas Kazlouskaya (tres sets, 6-0) y Dziominskaya (cinco sets, 7-5), quien llevó a Valencia al límite. La mesura, clave en ella, fue clave. En octavos de final la ligera lluvia no fue problema para Valencia. La mexicana arrasó contra la francesa Lisa Barbelin en tres sets (6-0) y con todas sus flechas en la zona amarilla de los mejores lanzamientos: el nueve y el 10.

Sus compañeras cayeron en las rondas previas: Aída Román, la de la experiencia, cayó en la antesala de los octavos de final, y Ana Paula Vázquez cayó en la primera fase. Luis Álvarez se quedó en los 32vos de final.

Al final, el oro olímpico individual femenil fue para la surcoreana An San, quien venció en el último combate a la rusa Yelena Osipova. El bronce fue para la italiana Lucilla Boari, que le arrebató la última medalla justamente a la estadounidense Mackenzie Brown, misma que dejó fuera a Alejandra Valencia.

Tras esta actuación en Tokio 2020, el tiro con arco mexicano llegó a tres medallas totales (dos bronces y una plata), empatando a la halterofilia, pero todavía lejos de equitación, taekwondo (ambas con siete), atletismo (11), boxeo (13) y clavados (15).