Woody Allen presenta una divertida comedia de enredos y romances, en la que se cruzan cuatro historias que tienen como escenario la ciudad de Roma.

El realizador volvió a elegir, una vez más, una ciudad europea como enclave para su cinta.

Londres, Barcelona y París han inspirado anteriormente al director y ahora en A Roma con amor (To Rome with Love), se dio vuelo en La Ciudad Eterna .

En este proyecto el cineasta neoyorkino contó nuevamente con Penélope Cruz -quien ganó un Oscar por su actuación en Vicky Cristina Barcelona-, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Judy Davis, Jesse Eisenberg y Ellen Page.

La primera de las historias presenta un matrimonio estadounidense que viaja a Italia para conocer a la familia del prometido de su hija. La segunda, es sobre un empresario italiano que es confundido con un artista (Benigni) y de un día para otro se convierte en estrella de la televisión y empieza a ser perseguido por los paparazzi.

En la tercera, un arquitecto californiano (Baldwin) revive su juventud cuando conoce a un joven al que da vida Eisenberg. En la cuarta, Penélope Cruz interpreta a una prostituta que se hace pasar por la novia de un chico cuyos padres son conservadores.

Allen, quien no había actuado en ninguna de sus películas desde Scoop en 2006, vuelve aquí a la pantalla, dando vida a un director de ópera estadounidense que viaja a Italia para conocer al prometido de su hija. Una vez allí, descubrirá que el padre del joven es un magnífico cantante de ópera en la regadera.

Cuando escribo un guión, si hay un papel para mí, lo tomo. Pero ahora que soy más viejo, estoy reducido a hacer papeles de portero o de viejo tío, y realmente no es lo que más me gusta , explicó en la premier de la cinta.

El cliché italiano

Allen ha dicho que le encanta proyectar en la pantalla los sentimientos que le suscitan algunos lugares. Sin embargo la prensa italiana se ha quejado de que recurre demasiado a viejos estereotipos sobre su país y su gente.

La crítica local lo tacha por retratar la Italia más pintoresca. Se pueden ver en pantalla los lugares, personajes y comidas más típicos de la capital como el Coliseo, las mujeres exuberantes y una sucesión de estereotipos typical italian que recuerdan, según la prensa italiana, al turismo más básico y trillado de La Ciudad Eterna .

Allen se defiende diciendo que los estadounidenses creen que Italia es un lugar enormemente hospitalario y un sitio tranquilo para vivir .