Millones son los admiradores de la obra de Vincent Van Gogh, el segundo pintor más conocido después de Leonardo Da Vinci, lo que lo convirtió en una potencial inspiración en todas las sociedades alrededor del mundo. Hoy, una exposición que relata su última década de vida se instala en el corazón de Ciudad México hasta el 31 de mayo.

La producción de Van Gogh Alive The Experience comenzó en Singapur en el 2011, comentó Rob Kirk, jefe de Operaciones Comerciales de Grande Exhibitions, empresa australiana creadora del concepto de salas de arte inmersivas. Antes de su lanzamiento, su equipo trabajó durante dos años en la investigación y desarrollo del proyecto, en el que se eligieron colores, pantallas, proyectores, selección musical y hasta el olor que iba a tener la sala.

“Elegimos a Van Gogh porque es un artista muy famoso, su obra es icónica y colorida, además de que tiene una historia personal muy interesante para contar; la gente del mundo está fascinada con él”, destacó Rob Kirk.

Luego de una itinerancia en Madrid, Dubai, Japón, Colombia, Milán, Estados Unidos y Chile, esta exposición llega a la Ciudad de México en el Monumento a la Madre, casi donde se cruzan Reforma e Insurgentes, con una expectativa de alcanzar 1 millón de visitantes para que conozcan la nave de 1,500 metros cuadrados que alberga la muestra.

“Tengo la ilusión de que muchos mexicanos lleguen a este proyecto, se sensibilicen se vayan en paz, más enamorados, más creativos, que la gente tenga ganas de estudiar historia del arte y que se acerquen a las bellas artes”, dijo en entrevista con El Economista Bernardo Noval, director general de Must Wanted Group, empresa que trajo el espectáculo bidimensional a México, de la mano de Banco Azteca.

En la entrada de este recinto móvil se presenta al pintor, sus obras y la recreación de “La habitación de Van Gogh en Arles”, luego un pasillo negro nos transporta como una cámara del tiempo en donde se puede percibir un olor floral complejo, un sonido envolvente de piano y violín que ayuda a situarnos en alguna campiña de Francia con paisajes que se proyectan hasta en el suelo.

“Tratamos de hacer una curaduría de aromas para crear el olor único de Van Gogh; mezcla cítricos, maderas, trigo, lavanda, muchas flores y, por supuesto, girasoles, los cuales eran parte de su inspiración diaria, además del color amarillo que le daba felicidad”, comentó Bernardo Noval.

“Hoy este gran proyecto abre sus puertas en la Ciudad de México, queremos llegar a más de 1 millón de mexicanos que sean partícipes de esta experiencia y de este viaje en el tiempo, me encantaría que hubiera máquinas en el tiempo, pero como no las hay, están estas experiencias inmersivas”, destacó.

Quieren hacer gira nacional

Bernardo Noval dijo que tiene la ambición de llegar más allá de Ciudad de México con la exposición de la vida de Vincent Van Gogh que podría hacerse con el apoyo de empresarios locales.

Para la construcción de esta sala trabajaron 500 mexicanos por más de 40 días y se crearon 100 empleos diarios, además de que se ocupó una inversión de 50 millones de pesos de 30 empresas mexicanas que apostaron por este proyecto.

“Nos encantaría hacer una gira nacional y después vamos a trabajar con los grandes muralistas mexicanos y tenemos la historia de los mayas y los aztecas, que también nos gustaría llevar a la gente con esta tecnología. Nosotros vamos a crear esta gira, no hay nada y es lo bonito, que esto vaya fluyendo a partir de la necesidad que tenemos todos que la cultura se democratice”, adelantó.

Noval también dijo que recibió apoyo institucional de parte de figuras legislativas como Ricardo Monreal, quien se dejó ver muy sonriente en el recorrido. “El apoyo es institucional y gracias al apoyo del senador Monreal este proyecto es posible, digamos que él me presentó con el alcalde Néstor Núñez y yo hice todas las gestiones por mi cuenta, porque el que persevera alcanza”, dijo el director general de Most Wanted Group.

Para la exposición también se plantaron girasoles en una parte de Paseo de la Reforma, que va de la Glorieta de la Palma al Senado de la República y alrededor de la sede de la exposición, el Monumento a la Madre.

La más solicitada del 2020

La experiencia inmersiva que evoca más de 3,000 imágenes acompañadas con música de compositores clásicos como Mozart, Brahms y la ópera de Léo Delibes, entre otras, cuenta con la tecnología Sensory 4 y 120 proyectores para mezclar gráficos en movimiento multicanal.

Desde antes de abrir al público este 20 de febrero, sus boletos quintuplicaron su precio en páginas de Internet que ofrecen entradas de los días que ya se agotaron, lo que resta del mes de febrero y los primeros días de marzo. En entrevista, Noval dijo que la exposición tiene la capacidad de albergar hasta 400 asistentes en la experiencia que tiene una duración de 40 minutos.

“Son más de 3,000 imágenes que relatan la última década de vida de Vincent Van Gogh cuando él pintó en amarillo, pintó girasoles, vivió en Francia y en Países Bajos, que se inspiró en campos de trigo, en los aromas. Van Gogh siempre ha sido inspirador para mí, desde que tenía 14 años. Para mí es lograr que la agenda nacional y cultural se activen para la democratización de la cultura, eso es Van Gogh Alive”, finalizó Bernardo Noval.

[email protected]