La semana pasada, decenas de fanáticos de la serie Game of Thrones se quejaron de que, literalmente, no podían ver “la batalla de Winterfell” porque el episodio era demasiado oscuro. Algunos espectadores vieron algo inesperado: un vaso de café desechable.

El moderno objeto apareció durante una escena festiva. Se trataba de festejar la victoria en una importante batalla que duró 17 minutos.

La aparición del vaso se convirtió en un pequeño detalle que explotó a la perfección las redes sociales. Algo más, aparece en un capítulo importante por la espantosa muerte de un personaje clave dentro de la serie. El latte de soya irrumpió en una fantasía medieval.

El “vaso de Starbucks” se convirtió en tendencia en Twitter el lunes por la mañana, aunque los espectadores con ojos de águila notaron que en realidad no parecía que fuera de la famosa cadena.

El mismo lunes por la tarde, HBO publicó un comunicado: “El café con leche que apareció en el episodio fue un error. Daenerys había ordenado un té de hierbas”.

Para muchos fanáticos la presencia del vaso representa un gran error por tratarse de un espectáculo de enorme presupuesto, y cuya última temporada tardó dos años en llegar.

Starbucks aprovecha la promoción

“Para ser honestos, nos sorprende que no pidiera un dragon drink (bebida de dragón)”, comentó con tono de broma Starbucks en Twitter .

Como es de imaginarse, la actividad en redes sobre el error fue frenética, incluso, había quien especulaba con teorías de conspiración. Un ejemplo es @davejorgenson, en un tuit escribió: “No digo que el vaso de Starbucks haya aparecido de manera deliberada como un acto publicitario o para hacer memes, pero por las dudas no me quito mi sombrero de hojalata, no vaya a ser la de malas”.

Hasta en las mejores producciones ocurren errores.