El camino del Qb más ganador de la historia no ha sido sencillo: fue menospreciado, culpado, señalado, pero todo eso lo ha encumbrado con una fortaleza mental inexpugnable.