A 39 días de permanecer internado en el área de Terapia Intensiva del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), el intelectual mexicano por antonomasia, Carlos Monsiváis, fue reportado hoy un poco mejor en su estado de salud.

Fuentes adscritas al área de Terapia Intensiva y a la Dirección General del nosocomio, localizado en la zona sur de la Ciudad de México, dijeron que el escritor 'sigue en esta área y los médicos que lo atienden reportaron al mediodía de hoy que su salud registra una leve mejoría'.

Sin embargo, las autoridades médicas se han negado a proporcionar mayores datos sobre la evolución que registra el escritor en su tratamiento.

El argumento es el mismo desde el día que el escritor ingresó al hospital. De acuerdo con enfermeras y personal administrativo, 'los familiares, un pequeño grupo de primos y primas, solicitaron al doctor Fernando Gabilondo Navarro, director del hospital, que no se diera informes a ninguna persona que no fuera familiar'.

Mientras, en su casa de la colonia Portales, el personal de servicio se rige bajo la misma instrucción de los parientes.

'No sabemos nada, porque las señoras y los señores son quienes van al hospital, quienes hablan con los médicos y disponen todo en la casa', señaló la empleada doméstica, Inocencia Pérez.

Monsiváis estudió en las facultades de Economía y de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y por su amplia cultura, curiosidad universal, eficaz escritura y capacidad de síntesis ha desentrañado aspectos fundamentales pasados y presentes de la vida cultural y política.

El autor de textos emblemáticos como "El 68, la tradición de la resistencia", "Los mil y un velorios" y "El Estado laico y sus malquerientes' llegó el pasado 2 de abril al INCMNSZ debido a un problema respiratorio provocado por la fibrosis pulmonar que sufre hace tiempo y que hasta hoy lo mantiene en cama.

Al interior de su domicilio, el intelectual mexicano usa permanentemente la ayuda de oxígeno. Sin embargo, al salir de su domicilio no gusta de ir con esos aparatos, lo cual, a decir de los médicos, le ha provocado trastornos en las vías respiratorias. En el hospital, el oxígeno suministrado es de enorme ayuda.

Inocencia Pérez, la mujer que durante años ha servido en la casa de Monsiváis, desconoce casi todo sobre la salud del escritor, "porque eso nada más lo saben los parientes de don Carlos, y cuando vienen, a mí no me dicen nada', señaló evidentemente preocupada por la salud de quien, dice, 'es un gran señor'.