Miles de hinchas se dieron cita en la plaza Cibeles para festejar con el Real Madrid la obtención del 32 título de Liga de los merengues. Los aficionados se mostraros satisfechos después de una sequía de tres años sin ganar el torneo doméstico que fue monopolizado por el Barcelona, su acérrimo rival.