De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los mexicanos suelen subir entre 3 y 5 kilos de más durante las fiestas decembrinas; en esta temporada, los excesos en las comidas y bebidas pueden provocar el incremento de peso, aumentando con ello los riesgos para la salud.

Esto se debe a que la comida típica de estas fechas evoca recuerdos emotivos; por ejemplo, los olores o la música pueden devolvernos emociones poderosas. “Parte de las emociones son cálidas y maravillosas, esa es nuestra imagen de la Navidad, a lo que respondemos comiendo más alimento aun sin tener hambre”, aseguró la doctora María Luisa Ballí, directora del Instituto de Bienestar Integral de TecSalud.

Por su parte, Karen Carranza, nutrióloga del mismo departamento, señaló que los excesos más comunes en esta temporada son el consumo de alcohol, los panes, los frutos secos y los alimentos ricos en cereales y grasas. Otro problema es que se hace fuera de los horarios establecidos de comida.

Ante ello las especialistas compartieron recomendaciones para quienes tienen expectativas de estar saludable y a la par disfrutar las fechas decembrinas:

1) Desarrolla un plan: señala los días y en qué momento de ese día tienes un evento, fiesta o posada para poder ajustar tu alimentación y evitar los excesos.

2) Reconoce tus emociones: el estrés puede hacer que consumamos alimentos sin tener hambre, por lo que es mejor controlarlo con meditación o caminatas.

3) Come saludable antes: si se va acudir a un evento, posada o fiesta, es preferible consumir antes del evento un snack saludable, con el fin de llegar algo saciados y evitar caer en excesos con otros alimentos.

4) Sírvete una sola vez: evita comer de más al servirte sólo una vez y elige una porción razonable; además, es importante que sirvamos nuestros alimentos en un plato de 23 cm de diámetro.

5) No olvides los vegetales: siempre se debe acompañar nuestro plato fuerte con guarniciones de vegetales, esto ayudará a saciarnos y a mantener nuestro cuerpo en equilibrio.

6) No comas sin pensar: no consumas algo sólo por comer, disfruta lo que comes y no olvides masticar despacio.

7) Mentalízate: es importante preguntarnos al consumir un alimento si será bueno para nosotros. Además, se recomienda no llevar comida a casa para que nuestra siguiente comida sea nuevamente saludable.

8) Modera el consumo de alcohol: las bebidas con alcohol aportan sólo calorías vacías y no aportan nutrientes, por esto procura mantenerte siempre bien hidratado.

9) Evita soluciones mágicas: Recurrir a laxantes, bloqueadores de carbohidratos o quemadores de grasa sólo provocará que alteremos nuestra digestión y, por ende, nuestra salud.

10) Actívate: la actividad física es importante esta temporada, mantenernos activos nos ayudará a evitar que cualquier exceso que lleguemos a tener sea perjudicial y a tener más vitalidad y deseos de mantenernos saludables.

Patologías en nutrición que padecen actualmente los mexicanos

El sobrepeso y la obesidad son un problema creciente en nuestro país; se estima que, para el 2030, 40% de los adultos sufrirá obesidad, uno de los principales factores para el desarrollo de enfermedades crónicas que hoy en día representan siete de las principales 10 causas de muerte.

A la par, México enfrenta otro problema latente que es la anemia, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud 2018, se ha observado esta condición en 33% de niños en edad preescolar; 25.4% de los escolares; 15.3% de adolescentes, y 29.7% de mujeres no embarazadas.

Por otro lado, los trastornos en la alimentación como anorexia o bulimia han aumentado hasta en 300% en los últimos dos años. De mujeres entre 15 y 18 años, 25% deja de comer por 12 horas por miedo a engordar y uno de cada 10 alumnos varones de bachillerato opta por el ayuno como método contra la obesidad o el sobrepeso.

En todos los casos, los problemas y trastornos de alimentación se relacionan estrechamente con la falta de información, si bien el estilo de vida actual, la falta de tiempo o las limitaciones económicas son factores importantes, informar continuamente a la población sobre hábitos adecuados de alimentación, beneficios de los suplementos alimenticios, además de los riegos que corren por la falta de ejercicio, dietas extremas o consumo de productos milagro podría mejorar significativamente estos problemas de salud.

En entrevista para El Economista, Maggida Nahle, licenciada en Nutrición Humana y Dietética, asegura que tenemos sectores de la población muy descuidados, por ello requerimos información asertiva.

“Esto se traduce en educación a la población, muchas veces se cree que con satisfacer el hambre estamos solucionando el problema de la alimentación; sin embargo, saber sobre los nutrientes de los alimentos es fundamental”.

La especialista, quien ha trabajado con deportistas de alto rendimiento, afirma que son muchas las acciones que se pueden trabajar, pero todo inicia en el núcleo familiar, “es la manera de actuar de forma preventiva, seguido por el médico general y el sistema de salud, que no sólo deberían atender los efectos y síntomas de una enfermedad, con la prevención en el tema alimentario, estaríamos actuando en un tema de salud pública”.

Agregó que en muchas ocasiones no es que sea falta de recursos, sino estilos de vida con nutrientes insuficientes y malos hábitos. “Mucha gente ya no desayuna y con tanto estrés, hay mucha oxidación del cuerpo, pérdida de músculo, con un consumo deficiente de proteínas o minerales”. La especialista también propone una alimentación que integre una suplementación extra a las comidas balanceadas, ya que los alimentos incluso también han perdido las cantidades de nutrientes.

Este tema de prevención, recordó, sería el ahorro de muchos problemas en el sistema de salud, pues el sobrepeso y obesidad, por ejemplo, son la entrada para muchas enfermedades relacionadas, como la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, entre otros.

[email protected]