Los viajeros de la agencia Super Travel, alrededor de 300, iban al Mundial, pero quedaron varados en el Aeropuerto del DF.