Las personas con discapacidad son una audiencia que accede con mayor facilidad a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) mediante aparatos móviles y con acceso a internet.

Además de que las redes sociales aparecen como una plataforma relevante para esta población, no sólo porque les facilita el acceso a la información, sino también para entrar en contacto con otras personas, según se refleja en los resultados del estudio “Relación de las audiencias con discapacidad y los medios y contenidos audiovisuales”, que elaboró el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

“Con este estudio se buscó identificar las experiencias y sugerencias que estas audiencias tienen con respecto a los mecanismos de accesibilidad que se ofrecen en los contenidos de los medios de comunicación con la intención de que éstos puedan ser realmente útiles para esta población. En este mismo sentido, también se recogieron opiniones acerca de los mecanismos que les brindan las TIC”.

“Además, las indagaciones se enfocaron en conocer la manera en la que las personas participantes en el estudio se ven representadas en los contenidos de la programación audiovisual, con la finalidad de explorar dichas concepciones, y tener referencias directas de las propias audiencias que se encuentran en esta condición”, dio a conocer el instituto  mediante un comunicado.

Las entrevistas para el estudio se llevaron a cabo en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Tuxtla Gutiérrez, durante el segundo semestre del 2018.

Los resultados del trabajo de campo se sintetizaron en dos ámbitos: el de las percepciones de las audiencias y el del análisis de contenido de los programas.

Las personas encuestadas reflejaron además que su uso de medios masivos como la televisión es entre medio y bajo, debido a las ausencias de herramientas visuales como subtítulos e intérpretes, que permiten mayor comprensión sobre la temática de los programas.

Pero también señalaron deficiencias como la presencia de subtítulos muy pequeños o que no concordaban con las escenas, el cuadro del intérprete muy pequeño y la falta de concordancia entre lo que se expresa a cuadro y lo que sucede, entre otros.

También en el caso de la radio, la mayor parte de los participantes con discapacidad visual señalaron que, además de noticias, buscaban programas musicales y su gusto por las radionovelas al ser narraciones “más descriptivas”.

También argumentaron que es de vital importancia que los presentadores de los programas radiofónicos sean sensibles a los diferentes tipos de audiencia que pueden tener, así como que busquen tener una preparación adecuada para poder expresarse verbalmente con mayor detalle, sobre todo en el caso de quienes tienen la responsabilidad de dar un informe noticioso a diario, ya que en algunas ocasiones los referentes son poco empáticos o no aportan más a la audiencia con discapacidades diferentes.

“Entre los pendientes identificados es posible ubicar en el ámbito de las representaciones mediáticas la falta de participación de personas con diversos tipos de discapacidad en la programación que se oferta; ello con la intención de que se les reconozca como ciudadanos partícipes de la sociedad”, invitó el IFT.