Para que los alumnos sepan razonar, discutir, el maestro no deberá hablar siempre solo. En la enseñanza debe disminuirse, en cuanto es posible, las explicaciones enfadosas, los grandes esfuerzos de memoria, dando la preferencia a la conversación y al diálogo .

Estas palabras no fueron, no, señor, tomadas de la página que explica el nuevo modelo educativo que propone la SEP. No: salieron de un periódico de principios del siglo XX.

Es decir: llevamos un siglo de buenos deseos respecto a nuestro sistema educativo. Es decir: un siglo de fracaso en el modo en el que educamos a nuestros niños. Es decir: ya ni la amuelan, a otro con ese hueso.

El llamado nuevo modelo educativo busca colocar a México a niveles competitivos dentro de la OCDE, la lista de países desarrollados en la que somos el puerquito de la clase. Se trata, dicen los spots, de que a los niños ya no se les haga repetir a lo loro y se les enseñe a pensar de manera crítica. Faltaba menos: si a lo mejor los niños ya piensan de manera crítica y toca a los maestros y padres ponerse a la par.

Hoy es Día del maestro (¿no es genial que es Día de Maestro y el Día del Maistro sean el mismo mes; el primero el día 15 y el segundo el día 3?) y quisiera felicitar a mis maestros, pero la verdad es que no recuerdo casi a ninguno. Apenas algunos dejaron huellas en mí, para bien o para mal. De esta ingrata alumna, un abrazo. Y que el nuevo modelo educativo les sirva para hacer mella en las jóvenes mentes a su cargo.

[email protected]